La electrificación de toda la red ferroviaria de Mallorca, hace poco más de dos años y medio, supuso un avance fundamental al prescindir de los tradicionales convoyes con gasoil, mucho más caro y mucho más contaminante. Ahora se da otro paso importante con el uso de una energía renovable para alimentar a los trenes.

12

Serveis Ferroviaris de Mallorca (SFM) construirá un parque solar fotovoltaico en el municipio de Santa Maria del Camí, en el límite con el de Consell, para cubrir el 33,4 % del consumo eléctrico de tracción de sus trenes.

El proyecto se encuentra actualmente en exposición pública para la presentación de alegaciones y a efectos de expropiaciones. Tras la resolución de las alegaciones y la aprobación definitiva, las obras podrían licitarse a finales del presente año. La ejecución de los trabajos sería relativamente rápida, con una previsión de tan sólo cuatro meses.

El parque fotovoltaico estará formado por 10.200 paneles que permitirán disponer de una potencia punta de 4 megawatios.

El solar de Santa Maria del Camí abarca una superficie de 45.440 metros cuadrados, de los que el parque solar ocupará 33.463.

Según los cálculos de SFM, con el funcionamiento del parque fotovoltaico, la reducción de emisiones será de 2.461 toneladas anuales de dióxido de carbono (CO2), mientras que el ahorro económico ascenderá a 550.000 euros al año.

Financiación europea del 50 %

El proyecto cuenta con un presupuesto base de licitación de 4,6 millones de euros, de los que el 50 % será financiado por los fondos europeos FEDER.

En pleno debate sobre los efectos paisajísticos de los parques solares, el de SFM se configura con paneles que se levantarán dos metros sobre el suelo, con el objetivo de minimizar el impacto visual. Otra cuestión que se ha tenido en cuenta es la instalación de los paneles mediante un sistema de anclaje al suelo con tornillos que se enroscan en el terreno.

Este sistema evita los altos costes de las cimentaciones con hormigón y su posterior deterioro con el paso del tiempo. Al no haber hormigón enterrado, el impacto ambiental es mucho menor y el parque fotovoltaico podría ser desmontado en el futuro sin apenas dejar huella.

Los paneles generarán corriente continua que será transformada en corriente alterna de las mismas características (tensión, frecuencia) que la que circula por la red interior de Serveis Ferroviaris de Mallorca.

La instalación contará con un sistema de monitorización que permitirá visualizar remotamente a través de internet la producción instantánea, el rendimiento de todos los convertidores de la planta, las variables meteorológicas y el registro de datos y parámetros necesarios para evaluar con precisión el funcionamiento de la instalación.

Otras ventajas apuntadas en el proyecto se refieren a que la limpieza de los paneles podrá realizarse periódicamente sin necesidad de agua y que la fase de explotación no generará residuos. La vida útil de la instalación se estima en 25 años.

Electrificada

La red ferroviaria de Mallorca está totalmente electrificada desde enero de 2019, cuando se puso en servicio el tramo de tren eléctrico entre s’Enllaç y Manacor, de una longitud de 32 kilómetros. Desde unos meses antes, ya era operativo el tramo electrificado entre s’Enllaç y sa Pobla. La inversión para la electrificación de la red ferroviaria de la Isla fue de unos 40 millones de euros, también con un 50 % de financiación europea.