Turistas, en la playa de Palma. | M. À. Cañellas

2

La Federación Empresarial Hotelera de Mallorca estima una ocupación de entre el 60 y 65 por ciento durante la primera quincena de agosto si la situación se mantiene.

«Partiendo de que el 50 % de la planta hotelera no se activó hasta el mes de junio y que en julio se fue incorporando la restante hasta alcanzar el 88% actual, el mes de agosto jugará un papel decisivo en el resultado global de la temporada. Las previsiones de ocupación que maneja la FEHM, en función de las aportaciones de las 23 asociaciones hoteleras que la integran, para los próximos 7-15 días y con el escenario actual en el que pueden darse cambios derivados de las decisiones políticas, oscilan en una horquilla entre el 60-65%», ha trasladado la presidenta de la FEHM, María Frontera.

«Insistimos en que la cadencia de las reservas no es regular y sufre alteraciones motivadas por el constante cambio de postura de los mercados emisores e incluso por los rumores que se generan previamente y derivan en inseguridad», ha explicado Frontera, quien apunta en este sentido que «esto conlleva a que haya muchas fluctuaciones en la curva de las reservas y cancelaciones y complica saber finalmente cuántas reservas son ficticias o reales hasta el mismo momento en el que el cliente llega al establecimiento, a pesar de la flexibilidad de las empresas para cancelar con el fin de estimular las reservas. Esta situación provoca una ingente labor que unido a una bajada de la rentabilidad por las menores ocupaciones provoca que en ocasiones se pueda mantener por el balón de oxígeno que suponen los ERTEs los cuales será necesario prolongar».

Desde la Federación también han señalado Mallorca arranca agosto con un 88,83% de la planta hotelera abierta. Este incremento de tres puntos por encima de la última revisión FEHM, datada el pasado 21 de julio (85,32%), se debe a la incorporación de 29 nuevos establecimientos que han ido retrasando su apertura por la inestabilidad de la situación.