El faro de Formentor. Gracias a Smart Island Mallorca se conocerá qué días y a qué horas recibe más visitas. | Pilar Pellicer

1

Smart Island, la plataforma digital del Consell de Mallorca, ya ha iniciado su andadura. Por plataforma digital hay que entender un gran almacén de información de distinta índole consultable por medios digitales –a través del móvil o el ordenador, pero también a través de otros dispositivos públicos como paneles informativos– que permite mejorar el funcionamiento de la Administración y mejorar la calidad de vida y prestar nuevos servicios al ciudadano.

La semana pasada se estrenó en Alcúdia un panel informativo turístico, el primero que se instala en el marco del proyecto, que permite proyectar información audiovisual de carácter municipal.

El Consell instalará paneles turísticos informativos en el resto de municipios a lo largo del verano. No obstante, lo que posiblemente sea lo más interesante del proyecto Smart Island es la recopilación y gestión de los llamados big data.

Por ejemplo, los dispositivos que se instalarán en yacimientos arqueológicos y faros, que contarán a sus visitantes y saber qué días y a qué hora hay más concurrencia.

Tráfico

Smart Island Mallorca también ayudará a gestionar el tráfico. Se instalarán 21 estaciones que recogerán datos del número de vehículos que circulan por las carreteras –lo que permitirá ajustar las decisiones en políticas de movilidad– y paneles de mensajería que advertirán a los conductores de las circunstancias relacionadas con el tráfico y la circulación.

También se desplegarán estaciones meteorológicas con el objeto de conocer las condiciones medioambientales existentes en determinados lugares de la isla. Esta información, recalca el Consell, será relevante en la gestión de emergencias. Asimismo, se han instalado dispositivos de carácter sensórico ambiental y estructural tanto en el Palau de la Diputación (la sede principal del Consell), como en la capilla del Betlem de la Sang.

El objetivo de estos sistemas es el de controlar y prevenir el deterioro de estas instalaciones. También se han colocado dispositivos en el edificio de la Misericòrdia que permitirán monitorizar su eficiencia energética y tomar decisiones en consecuencia.

También se han instalado para hacer «inteligentes» las paradas de autobús (información sobre el tiempo de espera, alternativas de movilidad, etcétera). El proyecto es que se llegue a 180 «paradas inteligentes».

Asimismo, dentro del marco del proyecto se ha suministrado hardware de última tecnología a los Bombers y los servicios de emergencias.

Smart Island funciona a través de una red de transmisión de datos que puso en marcha el Govern. Es un proyecto de 2016 con un presupuesto (financiado en parte por el Gobierno) que asciende a 9 millones. La idea del Consell es seguir apostando y desarrollando esta herramienta.

Tecnología punta

«Esto es solo la primera piedra del proyecto Smart Island Mallorca. Podríamos decir que acaba de comenzar, porque por supuesto continuaremos desarrollándolo y explotando sus posibilidades. De hecho, ya estamos trabajando en la estrategia Smart Island para el 2022», señala la consellera de Presidència de Mallorca, Teresa Suárez (imagen).

Smart Island «nos permite ponernos al día y disponer de tecnología punta en materia de big data. No solo al Consell, sino también a los ayuntamientos. Sus posibilidades son inmensas».