Los contagios se siguen produciendo, en su gran mayoría, entre la población más joven. | T. Ayuga

24

La cuarta ola de coronavirus empieza a mostrar signos de ralentización en Mallorca. La incidencia relativa a 14 días ha bajado de los mil casos, y los contagios en el colectivo de jóvenes entre 16 y 29 años también sufren un ligero descenso tras el avance de la vacunación.

La consellera de Salut i Consum, Patricia Gómez, ha señalado este viernes que los últimos modelos predictivos del Ministerio sitúan el pico de las hospitalizaciones en torno al 22 de agosto mientras constata una ralentización de la incidencia acumulada a 14 días en Mallorca y Menorca, aunque no en Ibiza y Formentera, «focos de la preocupación del Ejecutivo autonómico».

Según ha concretado, Mallorca, con una incidencia acumulada de 923 casos por cada 100.000 habitantes podría alcanzar el pico en los próximos días después de detectarse un freno en el número de pruebas positivas. Por su parte, Menorca «sigue a la baja» de manera «lenta pero estable», mientras que en Ibiza (1.750 casos de IA14) y Formentera (870 casos de IA14) no se observan signos de desaceleración.

Gómez ha insistido, no obstante en que no deja de tratarse de previsiones y que, por ejemplo, en el Reino Unido se ha observado un descenso brusco de los contagios mientras que en España se prevé que sea más lento. La consellera ha reconocido que la situación epidemiológica en la comunidad es «complicada», si bien ha celebrado la «parte positiva», ya que un 61 % de las personas de las islas ya han recibido la pauta completa y eso se refleja en las cifras diarias tanto de ingresos en planta como en cuidados intensivos.

«Las vacunas funcionan», ha subrayado la titular de Salud. Ha añadido que en Baleares, con una incidencia alta, hay 58 pacientes con COVID en UCI y 296 en planta, que es prácticamente la mitad que cuando se produjo el pico de la ola de contagios del pasado enero, con 124 pacientes en UCI y 450 en planta.

De hecho, en la última semana se han estabilizado los contagios en Mallorca, alrededor de los 500 casos diarios. Este viernes 30 de julio se han notificado 547 pruebas positivas, frente a las 595 del pasado viernes, 23 de julio. En comparación con la semana pasada, lo que si crece en la Isla es la ocupación de los hospitales: el viernes pasado había 154 persona en planta y 30 en UCI, siete días después hay 205 en planta y 43 en cuidados intensivos.

A nivel de toda la comunidad, la incidencia acumulada es de 1.031 casos por 100.000 habitantes a 14 días. Los dos municipios que la lideran están en Ibiza. Las localidades con la peor situación de Mallorca son en estos momentos Estellencs, Calvià y Campanet. Si se busca el detalle por zonas básicas de salud, no por municipios, las más afectadas es Santa Ponça, seguido de na Burguesa.

En cualquier caso los contagios se siguen produciendo, en su gran mayoría, entre la población más joven. La franja de edad de entre 16 y 29 años tiene una IA14 superior a los 2.500 casos por cada 100.000 habitantes. «Queremos ir mas allá, es momento de hacer piña, de hacer equipo y de pensar en los demás», ha aseverado la consellera, que ha aplaudido el compromiso de los jóvenes de las islas en el proceso de vacunación. Entre los cuales más de la mitad ya tiene una dosis del fármaco contra el coronavirus. También ha subrayado que con la pauta completa de la vacuna, se evitan nueve de cada diez hospitalizaciones por la infección y que, además, se reduce el riesgo de contagiar, y ha insistido además, en la necesidad de seguir usando la mascarilla.