Imagen del encuentro mantenido entre todos los representantes de las distintas organizaciones sensibles con la salvaguarda del catalán. | Redacción Digital

11

Los nuevos requisitos para impartir clases en los centros superiores de enseñanza artística de Baleares amenazan con romper la armonía dentro del Govern, puesto que Més, una de las tres patas del ejecutivo balear, no descarta que este retroceso del catalán en dichas entidades acabe en los tribunales.

La vía política sigue sobre la mesa, y en ella se trabajará desde ahora mismo «para detener la conocida como orden FOLC». Sin embargo, la vía judicial no está fuera del horizonte en estos momentos.

Esta fue la conclusión de un encuentro, mantenido al principio de esta semana, entre las entidades de la sociedad civil Obra Cultural y Plataforma per la Lengua, los sindicatos STEI Intersindical, Alternativa y UOB, y las formaciones políticas Més per Mallorca, Més per Menorca, el PI y Ara Eivissa.

Noticias relacionadas

También tomó parte de la reunión Jaume Guiscafrè, director del departamento de Filologia catalana y lingüística general de la Universitat de les Illes Balears (UIB), junto con la ONG del catalán uno de los primeros en alzar la voz ante una situación que consideran inusitada.

El cambio normativo que afectará al desarrollo del trabajo de los docentes del Conservatori Superior de Música i Dansa y la Escola d'Art Dramàtic de les Illes Balears (ESADIB), introducido por una orden del conseller d'Educación en el BOIB de hace unos pocos días, es interpretado como una medida «impulsada unilateralmente por el PSOE desde el Govern».

La consecuencia directa ha sido «la indignación» de los partidos de la izquierda soberanista de las Islas, el PI, parte de los sindicatos educativos y las entidades de la sociedad civil comprometidas con la lengua propia de Baleares, que desde ahora diseñan en conjunto los pasos a seguir, de los que se irá informando convenientemente.