Los taxistas de Palma y los que operan en las zonas costeras de Mallorca están a plena actividad, aunque todavía lejos de los niveles de trabajo de 2019. Los turistas se decantan por el taxi por viajar de forma segura.  | T. Ayuga

7

Los ayuntamientos turísticos de Mallorca se han visto obligados a ampliar las jornadas de trabajo y horarios prefijados al colectivo de taxistas en los municipios, para así poder satisfacer la demanda creciente de este servicio público en todas las zonas vacacionales de Mallorca, según indican las patronales Taxis-CAEB y la  Asociación de Autónomos del Taxi de Mallorca-PIMEM.

La Asociación de Transporte Discrecional por Carretera, englobada en la FEBT, añade que también han apreciado un incremento de reservas en microbuses de hasta diez plazas y en el servicio de los VTC (Vehículo de Transporte con Conductor). «Los niveles de ocupación rondan el 80 %, lo cual da una idea de la demanda actual»

Los turistas, según hoteleros de las zonas vacacionales, afirman que los clientes «optan por reservar taxis para ir a restaurantes, comercios y oferta complementaria, en detrimento del transporte público tradicional en autobús porque quieren viajar más seguros».

El presidente de la patronal del Taxis-CAEB, Antoni Bauçà, señaló ayer: «Los ayuntamientos han tenido que obrar en consecuencia porque había que solventar la solicitud de este transporte por parte de los turistas. La    demanda ha crecido de manera exponencial en julio, lo que ha tenido una lógica repercusión en nuestra actividad».

Noticias relacionadas

Bauçà añadió que desde principios de mes «registramos un aumento del 20 % en nuestro volumen de negocio, pero todavía estamos un 80 % por debajo en el comparativo con 2019. Constatamos que el turista que llega a Mallorca busca seguridad sanitaria y prefiere ir en taxi antes que hacerlo en transporte público».

Biel Moragues, presidente de la Asociación de Autónomos del Taxi Mallorca-PIMEM, apuntó: «Apreciamos desde principios de julio un mayor volumen de trabajo, quizás porque el turista que llega a la Isla este verano es de más calidad y esto propicia que utilice nuestro servicio por ser más seguro que ir en un transporte público masivo. Las reservas aumentan de un día para otro, lo cual es positivo tras el año de pandemia que llevamos soportando». El objetivo que se ha marcado la PIMEM, según explica Moragues, «es    salvar la temporada y llegar con esta ritmo actual actividad hasta finales de septiembre, de ahí que desaparecen los días libres y todo el mundo está a pleno rendimiento».

En Mallorca hay en estos momentos 2.500 licencias de taxis y la mayor parte de las mismas están a pleno rendimiento porque se han eliminado las restricciones y horarios fijados por los ayuntamientos. Esto explica que se esté reforzando el servicio del taxi en los municipios costeros, así como en Palma y su principal zona turística emblemática: la Platja de Palma. Los fines de semana, de viernes a domingo, es cuanto se incrementa de manera espectacular las reservas para disponer de un taxi.

En lo que sí coinciden todas las patronales de este sector y del transporte discrecional es que el turismo español y británico «cubre la evolución negativa de otros mercados emisores europeos, porque llegan con mayor poder adquisitivo y quieren disfrutar de su estancia en la Isla de una forma segura».