Vacunación en Germans Escalas.    | M. À. Cañellas

13

Los ingresos por COVID han vuelto a crecer un 28 % durante este fin de semana y ya son 334 los pacientes que están en un hospital, de los que 46 están críticos. La cifra total es similar a la que se vio a mediados del mes de diciembre pero ya por entonces, en un momento de subida, la ocupación de las UCI era mucho mayor que ahora.

No hay que bajar la guardia, la consellera de Salut ya advirtió que los ingresos crecerían hasta mediados de agosto pero se espera que la situación en los hospitales esté controlada.

Donde la dificultad es mayor es en los centros de salud, ya que además de su actividad ordinaria deben atender a los pacientes leves de COVID, y ayer ya había 10.642 casos seguido por Atención Primaria.

El pasado domingo se notificaron un total de 551 nuevos contagios en un mes que va encaminado a ser el que pulverice el récord en este registro. La tasa de positividad se disparó al 14,12 %.

Vacunas

Mientras tanto, hasta 606.279 personas de Baleares, han recibido ya la pauta completa de la vacuna contra la COVID. Son el 52 % de una población total que en enero de 2020 el Instituto Nacional de Estadística cifraba en 1.171.543 personas.

Por otra parte, otras 118.763 están a la espera de la segunda dosis. Y un total del 62 % de los balears llevan al menos una pauta de la vacuna, lo que hace pensar que el mes que viene, al ritmo diario de dosis inoculadas y con una campaña abierta a toda la población de más de 12 años, se podrá llegar al anhelado 70 % de la población inmunizada.

De las personas consultadas por Salut, hay 8.125 que se han negado, de forma expresa, ha recibir la vacuna. Sin embargo, aunque ningún suero es 100 % efectivo, cabe recordar que es la única herramienta de que se dispone para frenar los efectos más graves de este nuevo virus.

Muchos especialistas creen que el avance en la campaña frenará el del virus. La conocida como ola joven ha superado con creces los contagios que se registraron a principios de año, en la tercera ola, sin embargo, se notan los efectos de las vacunas y las hospitalizaciones, pese a seguir creciendo, no tienen nada que ver con las cifras que se vieron por entonces.