Marga Prohens se dirige a los asistentes al congreso, de donde ha salido como presidenta. | P. Pellicer

31

«No tengáis ninguna duda, de aquí a dos años gobernaremos, de aquí a dos años gobernará el Partido Popular», ha asegurado a los asistentes al décimo sexto congreso del PP la nueva presidenta de la organización, Marga Prohens, que ha prometido trabajo duro: «Me dejaré la piel».

La única aspirante al liderazgo del primer partido de la oposición en Baleares ha asegurado que lidera un proyecto que tiene definidas sus prioridades en afrontar «las cuatro grandes crisis» que sufre el archipiélago, la económica, la turística la social y la sanitaria.

El mismo convencimiento ha expresado el presidente nacional del PP, Pablo Casado, que ha arropado en Palma a Prohens junto a dirigentes orgánicos como el secretario general, Teodoro García Egea, e institucionales como los presidentes autonómicos de Madrid y Murcia, Isabel Díaz Ayuso y Fernando López Miras.

Ante todos ellos y ante su predecesor, Biel Company, la nueva presidenta del PP balear ha prometido encabezar un proyecto que dé la victoria electoral al partido en 2023 y recupere para Baleares «la ilusión y la fuerza» que demanda la sociedad.

Ha asegurado que tiene definidas sus prioridades para afrontar desde el ejecutivo autonómico «las cuatro grandes crisis» que sufre el archipiélago, la económica, la turística, la social y la sanitaria.

Prohens ha criticado el modo en que el Govern de izquierdas ha encarado la pandemia de covid-19, que no ha preservado ni la salud ni la economía, ha mostrado sumisión hacia las directrices del ejecutivo central y ha dejado a los ciudadanos «huérfanos».

«El PP vuelve con más fuerza que nunca, porque esta tierra nos pide que volvamos», ha enfatizado la nueva presidenta, que pretende obtener el respaldo de «amplias mayorías» y superar una etapa en la que algunos dirigentes del partido cometieron «errores», pero también otros sufrieron un trato injusto que quiere compensar.

Prohens ha expuesto un ideario liberal basado en la premisa de que «la política está hecha para regular las reglas del juego (...), pero no puede sustituir el poder de la gente. Las Islas Baleares tienen que devolver el protagonismo a la gente» y respaldar la iniciativa privada.

En este sentido, ha criticado la «criminalización» de la hostelería en la gestión de la pandemia del Govern de izquierda y su «turismofobia». «Somos una comunidad que vive orgullosamente del turismo, y no vamos a pedir perdón por ello», ha enfatizado.

Las prioridades que serán el eje de su propuesta cuando compita para ser la presidenta del Govern son la defensa de la cultura y las peculiaridades de las islas, la mejora de la regulación urbanística, el apoyo eficiente a las empresas, la mejora de las infraestructuras, la supresión de burocracia y la consecución de «un sistema de financiación justo».

«Vamos a proteger el derecho de los padres a decidir la educación de sus hijos», ha prometido también Prohens, que se ha emocionado en la parte de sus discurso en la que ha agradecido el apoyo que su familia y amigos le brindan para asumir su nueva responsabilidad.

La lista encabezada por la nueva presidenta avalada por el congreso la completan como vocales: Jaume Bauza, José Luis Benejam, Sandra Fernández, Oscar Fidalgo, Estefanía Gonzalvo, Mariano Juan, Xisca Lascolas, Jaume Llompart, Jordi López, Toni Marí, Neus Mateu, Ana Negre, José Pastor, Sión Pons, Carmen Reinés, Lourdes Roca, Joan Rodríguez, Mauricio Rovira, Sebastiá Segreras, Maria Antoni Sansó, Carlos Simarro, Jacobo Varela.
Uno de ellos será el secretario general en sustitución de Toni Fuster, pero Prohens aún no ha revelado a quien designará para ejercer esa responsabilidad.

El presidente saliente, Biel Company, que ha sido ovacionado por las alrededor de 900 personas que han participado de forma presencial en el congreso, ha expresado también su convencimiento de que el partido volverá a gobernar en el archipiélago y, sin menciones expresas, ha pedido evitar errores pasados que dejaron «el partido hecho unos zorros».