Los sanitarios se preparan para entrar en la UCI COVID de Son Llàtzer. | T. Ayuga

11

Con una incidencia a 14 días histórica de 798,5 casos por 100.000 habitantes es difícil elucubrar sobre la evolución de la pandemia. Aún así, según la consellera de Salut, Patricia Gómez, «hay modelos predictivos que contemplan muchas variables y si bien la incidencia puede cambiar, aciertan en hospitalizaciones y UCI, y parece que el pico de ingresos será a mediados agosto», explicó.

Por Islas la tendencia de ayer es similar a la del día anterior. Mallorca sigue estable entre los 600 y 700 casos diarios, mientras que Menorca empieza a retroceder y se disparan los contagios en Eivissa.

Ayer se notificaron 814 pruebas positivas, un ritmo que ha llevado a la saturación de Atención Primaria donde ahora están controlando a 9.594 personas infectadas en sus casas.

Las que más preocupan, sin embargo, son las 261 ingresadas, de las que 35 están graves en una unidad de críticos. Más sabiendo que la cifra irá en aumento unas tres semanas más.

«Por lo que se está viendo alrededor del mundo, tanto las hospitalizaciones, como la UCI y la incidencia baja de forma más lenta con la variante Delta», añadió la consellera. Gómez cree que a finales de agosto se empezará a ver esta bajada si bien antes «quedan semanas de apelar a la precaución y de pedir a todos que se vacunen».

Mientras tanto, los hospitales se rearman. Ayer Son Llàtzer anunciaba de nuevo restricciones en las visitas y acompañantes de enfermos para proteger a los pacientes y al personal sanitario.

En las residencias la situación está más controlada gracias a la vacunación pero se vuelven a ver positivos. Hay 51 usuarios y 40 trabajadores de geriátricos contagiados.
La Conselleria de Salut descarta, de momento, una intervención en el asilo Huialfàs de sa Pobla.