«La señora Font también está tranquila. Desde el Govern respetamos al máximo la acción de la justicia y seguiremos colaborando al máximo», ha afirmado Garrido. En la imagen varios estudiantes trasladados al hotel COVID de Palma tras el macrobrote. | Efe

7

La consellera de Presidència, Funció Pública i Igualtat, Mercedes Garrido, ha asegurado que el Govern «no se ha planteado ni el cese ni la dimisión» de la directora general de Salud Pública, Maria Antònia Font, tras ser citada a declarar por un juzgado de Palma por un presunto delito de prevaricación y detención ilegal en relación al aislamiento de estudiantes en un hotel de Mallorca.

En rueda de prensa tras asistir junto a la presidenta del Govern, Francina Armengol, a la reunión extraordinaria del pleno del Consejo de Lesbianas, Gays, Trans, Bisexuales e Intersexuales de Baleares (LGTBI), Garrido ha aseverado que si se diese un nuevo macrobrote en las Islas, el Ejecutivo balear actuaría «de la misma manera».

En este sentido, ha remarcado que Font sólo ha sido citada a declarar, algo que el Govern afronta «con absoluta tranquilidad». «La señora Font también está tranquila. Desde el Govern respetamos al máximo la acción de la justicia y seguiremos colaborando al máximo», ha afirmado.

En todo momento, Garrido ha defendido las decisiones tomadas desde Salut a finales de junio con este macrobrote que, ha añadido, desembocó en más de 4.000 contagiados en toda España. «Las actuaciones del Govern fueron las adecuadas, siempre siguiendo la legislación acordada por el Ministerio de Sanidad con las comunidades», ha subrayado.

Noticias relacionadas

Con todo, la consellera de Presidència ha defendido que las decisiones tomadas a finales de junio en torno a este caso fueron «las adecuadas».