En la imagen la fosa con los restos de represaliados excavada en junio de 2014 en Sant Joan. | Assumpta Bassa

7

Georges Bernanos es un nombre no demasiado conocido entre el público general en Mallorca, especialmente aquellos más jóvenes, a pesar de que fue un escritor de éxito en su país natal, Francia, en el primer tercio del siglo XX, y de que gracias a su testimonio han llegado a nuestros días las «atrocidades» que los fascistas cometieron en la Isla tras el golpe de Estado que precipitó cuarenta años de dictadura franquista.

En estos días en las que la aprobación de la Ley de Memoria Democrática ha removido algunas sensibilidades, en los que un exministro apuntó en un acto público junto al jefe de la oposición que la culpa de la Guerra Civil la tuvo el Gobierno republicano surgido directamente de las urnas, los hechos que siguieron al alzamiento militar han cobrado una renovada actualidad.

La propia presidenta del Govern, Francina Armengol, ha salido al paso de las afirmaciones del exministro Ignacio Camuñas con un comentario de sus perfiles en redes sociales. Es el siguiente:

Noticias relacionadas

Armengol se muestra dura e inflexible y usa palabras gruesas que dejan poco lugar a la duda. Lo cierto es que la cuestión está generando bastantes pronunciamientos.

En este contexto ha cobrado relevancia un hilo en Twitter, publicado por el profesor de lenguas clásicas y periodista mallorquín Antoni Janer, quien comparte la siguiente información para contrarestar a aquellos que quieren «banalizar el golpe de Estado de julio de 1936».

En su hilo Janer presenta a un personaje que, pese a sentirse identificado con los valores más tradicionales y similares a los que promovía Falange por aquel entonces, y de incluso tener amistades personales en su jerarquía, no estaba para nada de acuerdo con los métodos que popularizó desde su llegada un personaje siniestro que hizo de Mallorca su campo de juegos particular. Hablamos del «sanguinario» conde Rossi.

A continuación el hilo completo sobre Georges Bernanos, el escritor francés católico y ultraconservador cuyo testimonio atestigua las «atrocidades» en Mallorca tras el golpe de Estado, a través de Los grandes cementerios bajo la luna, la obra que la politóloga alemana de origen judío Hannah Arendt calificó como «el panfleto más importante que jamás se ha escrito contra el fascismo».