Vacunación contra la COVID-19. | Efe - Javier Etxezarreta

0

Son muchas las personas que han tenido algún tipo de reacción a la vacuna contra la COVID-19 en las horas o días posteriores a su administración. El Govern ha informado de toda una serie de consejos a seguir en caso de posibles reacciones leves, como es la inflamación o dolor local en el brazo o el dolor de cabeza.

En un comunicado, Salut recuerda que la mayoría de las reacciones detectadas son leves y se resuelven solas en un plazo de 24 a 48 horas. No obstante, recuerda que se puede tomar un antitérmico o un analgésico si es necesario.

Posibles reacciones

Se ha constatado que las reacciones adversas son más frecuentes después de la segunda dosis con las vacunas de Moderna y de Pfizer.

Con la de AstraZeneca son más leves y menos frecuentes con la segunda dosis que después de la primera. También se sabe que, en general, son más leves en personas de cincuenta y cinco años o más.

- Si la persona que ha sido vacunada tiene dolor en el punto de la inyección, puede aliviarlo aplicando frío con una compresa fría y moviendo el brazo.

- Si tiene fiebre, es importante que beba mucha agua y que evite ponerse demasiada ropa, para favorecer la pérdida de calor.

- Si tiene malestar general o dolores musculares o en las articulaciones, puede tomar un analgésico o un antitérmico, como el paracetamol, siempre que no lo tenga contraindicado.

- En algunas ocasiones la vacunación provoca náuseas o vómitos: hay que beber mucha agua, seguir una dieta blanda y evitar consumir bebidas alcohólicas y con gas.