La apertura de esta celda responde a un problema que padecen los ganaderos desde 2014. | C. GELABERT

1

El Consell de Mallorca, la Conselleria d’Agricultura y EMAYA han alcanzado un acuerdo para abrir una celda de entierro controlada para animales de grandes dimensiones en Son Reus.

La apertura de esta celda responde a un problema que padecen los ganaderos desde 2014 al no disponer de un espacio habilitado para sepultar sus reses, lo que les obliga a hacerlo dentro de sus explotaciones.

Agricultura licitará ahora un gestor autorizado para que se haga cargo de la recogida de los animales muertos y su traslado hasta la celda. La tasa establecida es de 37,73 euros por tonelada de residuos.