Varios chicos se burlan de una niña. | Gpointstudio

4

Los centros escolares de Baleares han detectado más casos de machismo, según han informado desde la Conselleria d'Educació. Amanda Fernández Rubí, directora general de Primera Infància, Innovació i Comunitat Educativa, ha explicado que ha aumentado considerablemente el porcentaje de protocolos abiertos por presunto acoso por violencias machistas. «Este es un hecho muy importante, puesto que quiere decir que en la mirada de los centros educativos las violencias machistas han dejado de ser invisibles y el alumnado y el profesorado cada vez tienen más herramientas y recursos para denunciarlas».

En el curso 2018-19 se abrieron 23 expedientes, que representaban el 5,65 % del total, mientras que en curso 2019-20 (que sólo se impartió la mitad debido a la pandemia) fueron 27, que representaron el 10,3 % del total.

Otro motivo de bullying fue el ciberacoso. Cabe destacar que del total de 262 protocolos abiertos por acoso el curso 2019-2020, 32 (el 12,21 % del total) han sido relacionados con la citada causa. El curso anterior fueron el 16,2% del total.

La violencia más numerosa

La violencia más numerosa es la que padecen los alumnos con necesidades educativas de apoyo específico (NESE). En concreto, de los 262 protocolos abiertos 48 han afectado al alumnado con NESE, dato que supone el 18,3 % del total. Por otro lado, cabe señalar que 111 alumnos NESE (42,3 % del total de protocolos) han sido ofensores. «Hay que tener en cuenta que, en muchos casos el alumnado ofensor ha sido o es víctima, ya sea de acoso entre iguales o de otras situaciones de maltrato», precisa Fernández. En relación al curso anterior, el 23,3 % de alumnado NESE fue víctima y el 31,6 %, ofensor.

Le sigue el acoso por el aspecto físico, motivo por el que el pasado curso escolar se abrieron 31 expedientes (representan en 11,83 %) del total; se trata de un incremento del 0,78 %. También se han incrementado ligeramente el peso de los casos de acoso por motivos religiosos o culturales; se han abierto 15, que representan un 5,72 % del total, un 0,57 % más. Por el contrario, han bajado los de diversidad sexual y de género; se han abierto seis, que representan el 2,29 %; un 1,64 % menos.

Centros públicos

La mayoría de peticiones de asesoramiento que llegan a Convivèxit proceden de centros públicos. Los centros privados utilizan este recurso especialmente en los casos de presuntos acosos y de acompañamiento al alumnado trans y de diversidad afectiva y sexual.

La memoria de Convivèxit del curso 2019/20 indica que se han abierto 262 protocolos por presunto acoso entre iguales, de los cuales, finalmente solo 60 (22,5%) se han valorado como situaciones de acoso. El curso 2018-2019 se valoraron como situaciones de acoso el 29 % del total de los casos.

Sin embargo, los datos del curso 2019/20 no pueden compararse con los cursos anteriores. «Hay que recordar que el confinamiento decretado el mes de marzo de 2020 supuso la parada de las clases presenciales para todo el alumnado durante el último trimestre del curso. Teniendo en cuenta que muchos de los aspectos que se valoran en las memorias del Convivèxit están relacionados con la convivencia, el hecho de que ésta no fuera posible durante prácticamente tres meses hace imposible la comparativa de datos con los cursos anteriores», ha argumentado la directora general de Primera Infància, Innovació i Comunitat Educativa.

Además, ha precisado que «el impacto de la pandemia también ha tenido que ver muy probablemente en la disminución de memorias que se han hecho llegar al Convivèxit desde los centros el curso pasado (265) en relación con las que llegaron el curso anterior (382)».

¿Qué medidas se toman cuando se detecta un caso de bullying?

Fernández ha explicado que desde el curso 2015/16 se pone en marcha en Baleares el protocolo de prevención, detección e intervención en casos de acoso escolar. «Desde su aprobación se ha llevado un ingente trabajo de formación para que los centros educativos puedan aplicarlo. Así, desde el primer momento que se detecta un presunto caso de acoso escolar se pone en marcha el protocolo».

El protocolo tiene un enfoque educativo y no punitivo, integrando la función afectiva (mostrando preocupación e interés por la otra persona), con la función de control (que infiere protección y seguridad). Se hace uso de un procedimiento pacífico, afrontando el problema desde un estilo comprometido y cooperativo.

En el supuesto de que el conflicto no se pueda solventar con las actuaciones coordinadas desde el centro educativo el caso pasará a entidades judiciales y policiales. Durante todo el proceso se mantiene un contacto fluido entre las administraciones educativas y judiciales en los casos que es necesario para poder garantizar una protección adecuada a todos los menores implicados y sus familias.

Medidas para prevenir el acoso escolar

La directora general de Primera Infància, Innovació i Comunitat Educativa ha informado que los centros educativos de Baleares aplican diversos programas de prevención y de fomento de la convivencia positiva. «Se impulsan iniciativas como los alumnos mediadores, policías tutores y numerosos programas de mejora de la convivencia. De hecho Baleares es una comunidad referencia en España en la aplicación de convivencia restaurativa en los centros educativos», ha asegurado.

Además, ha destacado que según la última memoria de Convivèxit, en los centros educativos, los programas que más han aumentado, son los de acogida psicosocial del alumnado, es decir, los programas que ayudan al aprendizaje de la gestión de las emociones.