No todos los chavales de 19 años han publicado un libro en una gran editorial. Tampoco no todos a esa edad han visitado las dependencias policiales. | T. Ayuga

3

En su día dijo en una entrevista a Ultima Hora que «su época más tonta» ya había pasado aunque lamentablemente los hechos son tozudos y parecen desmentirlo. Naim Darrechi podría ser un gran embajador para Mallorca y el conjunto de Baleares. No en vano es uno de los doce, los ‘apóstoles’ de TikTok que superan los siete millones de seguidores, y todo aquello en lo que interviene obtiene una repercusión estratosférica. Hoy, un día después de desatarse la tormenta mediática al trascender el vídeo en el que demuestra que no tiene ningún pudor en mentir y jugar con la salud de las personas, los motores de búsqueda en España y más allá bullen con su nombre.

Quién es Naim Darrechi, o qué sabemos de él. Es el tiktoker con más seguidores de toda España, con casi 27 millones, y se ha puesto él solo bajo el foco mediático tras afirmar sin demasiada carga de conciencia su fobia a los preservativos, algo que le ha hecho reconocer en público que usa subterfugios para que sus compañeras amorosas accedan a sus deseos sexuales. Esta práctica sexual peligrosa (además de poco honesta) puede acarrearle serios problemas, si fructifican las acciones judiciales que ha emprendido el ministerio de Igualdad de Irene Montero, mientras el Institut Balear de la Dona (IBDona) estudia cómo gestionar un asunto que no habla muy bien de su protagonista.

Naim Darrechi nació a principios de siglo (2002) en Palma, en el seno de una familia de origen argentino. Parece que de pequeño era un niño popular. Jugaba al fútbol en las categorías inferiores del Real Mallorca y eso, en la Isla, es algo reseñable. En aquel entonces era lo que más le gustaba; jugar a fútbol y gastarle bromas a sus compañeros. Parece que la vena bromista no se le ha pasado con los años, y claro está, las bromas con el tiempo se antojan ya pesadas.

Noticias relacionadas

Sin embargo, más vale caer en gracia que ser gracioso. Lo que pronostica la sapiencia popular se torna totalmente vigente cuando analizamos la trayectoria de personajes como Naim Darrechi. Siendo un adolescente ya vislumbró el futuro de un porvenir dorado a través de generar contenido con el teléfono móvil. Con catorce ya tenía cuenta en Musical.ly, una especie de precedente de la aplicación china más popular del momento. Por si fuera poco, y aprovechando el tirón de su presencia en redes sociales, un gigante editorial como Planeta publicó en su día un libro firmado por él.

Decimos firmado, que no escrito, ya que como él mismo reconoció una vez en este periódico la literatura le da cierta pereza. De este modo dictó todo lo que ‘su’ obra debía reflejar a través de notas de voz. Reconoce no ha leído muchos libros a lo largo de su aun corta vida, «solo alguno de autoayuda» tal y como reconoció en su entrevista en Ultima Hora a cargo del periodista Jaime Moreda.

Una vez más lo pregona abiertamente, sin tapujos. No es necesariamente malo no leer, pero sí es un síntoma. No todos los chavales de 19 años han publicado un libro en una gran editorial. Tampoco no todos a esa edad han visitado las dependencias policiales.

Naim Darrechi vive intensamente (y peligrosa). Quizás alguien en su entorno más cercano debería hacerle ver las cosas con claridad. Tal vez el apóstol mallorquín de TikTok, que con excusas baratas no será profeta en su tierra, deba volver a la autoayuda para dejar de lado «su época más tonta». Esta vez de forma definitiva.