Vista del tránsito en el aeropuerto de Son Sant Joan en Palma. | CATI CLADERA

8

Los residentes en el Reino Unido que entren en Inglaterra procedentes de países en su lista ámbar, entre ellos España, no deberán hacer una cuarentena de diez días si han recibido la pauta completa de la vacunación contra la covid-19, anunció este jueves el ministro británico de Transportes, Grant Shapps.

La medida entrará en vigor el 19 de julio y el Gobierno mantendrá la exigencia de realizar un test antes de viajar a Inglaterra y de una PCR en los primeros dos días de haber entrado en el país.

«Puedo confirmar que los residentes en Reino Unido que estén completamente vacunados no tendrán que autoaislarse cuando vuelvan a Inglaterra», ha señalado, antes de destacar que, «en esencia», la nueva norma significa que, para los viajeros completamente vacunados, los requisitos son los mismos tanto para países de la lista verde como la ámbar, donde también figuran países como Grecia, Francia o Italia.

El Ejecutivo también ha informado de que se suprime la obligación de hacer un tercer test PCR a los ocho días de la llegada.

Shapps, que ha alertado de que las normas para los viajes pueden diferir en los diferentes territorios británicos, ha clarificado que estar completamente vacunado contra la COVID-19 significa que han pasado 14 días desde que la persona en cuestión recibe la segunda dosis. Las personas que no tienen las dos dosis y no guarden la cuarentena preceptiva pueden enfrentarse a multas que superan las 10.000 libras (más de 11.600 euros).

En este contexto, Shapps ha advertido de que los países ámbar pueden entrar en la lista roja --en la que figuran India, Turquía o Brasil-- y ha avisado de que las autoridades británicas no cambiarán su política para las personas que lleguen desde las naciones con riesgo por la COVID-19 alto. Los pasajeros que llegan de países de la lista roja tienen que guardar cuarentena en un hotel designado por el Gobierno británico.

El Ejecutivo del primer ministro, Boris Johnson, ha insistido en repetidas ocasiones en su intención de implantar la exención a la obligatoriedad de guardar cuarentena a la vuelta de países ámbar para personas vacunadas, justificando que su objetivo era permitir a los vacunados «recuperar algunas libertades restringidas».

La fecha en la que entrará en vigor la medida, el 19 de julio, coincide con la suspensión de varias restricciones impuestas en el marco de la pandemia, como el uso de mascarilla o el distanciamiento físico, en el que es el último paso de la 'hoja de ruta' de la desescalada en Reino Unido.

El país ha constatado en las últimas semanas un repunte significativo en sus contagios diarios de COVID-19, achacado a la propagación de la variante delta del SARS-CoV-2, hallada por primera vez en India. Las autoridades sanitarias británicas notificaron el miércoles 32.548 nuevos casos, su cifra más alta desde el 23 de enero. Más de 4,9 millones de personas han contraído la COVID-19 en Reino Unido, donde han fallecido más de 128.300 personas a causa de la enfermedad.