Arancha de la Fuente, madre de uno de los jóvenes, tras conocer la noticia. | M. À. Cañellas

24

La madre de unos de los estudiantes confinados en el hotel puente de Palma que denunció al Govern ha asegurado que lo primero que harán será buscar billetes de avión para abandonar la isla cuanto antes. «Este hotel es una bomba de relojería de COVID. Mi hijo estaba en un hotel libre de COVID y aquí está lleno», ha manifestado Arancha de la Fuente ha llegado este miércoles a Mallorca procedente de San Fernando (Cádiz) en representación de 28 estudiantes de esta localidad y otra docena de Jerez.

Arancha de la Fuente ha asegurado que esperarán a que se hayan resuelto los problemas logísticos de vuelos y hoteles para que los jóvenes salgan del establecimiento hotelero. La intención es que ya no duerman en el hotel. En la misma situación se encuentran más de 180 estudiantes confinados en el edificio con PCR negativa. De la Fuente asegura que se trata de un claro caso de retención ilegal porque solo se ha confinado a quienes se encuentran de viaje de estudios en la isla, pero no a los trabajadores del hotel o al resto de clientes.

Noticias relacionadas

Asegura que los padres se plantean plantear algún tipo de acción legal contra el Govern por la retención de sus hijos, algo que se analizará con calma. «Lo iremos viendo con detenimiento», ha señalado. Añade que su hijo pasará por una prueba PCR cuando llegue a San Fernando y ha apuntado que muy probablemente se quedará confinado. «A mi hijo le haré pruebas porque yo pagué una habitación de un hotel donde no había COVID y este está lleno de COVID», ha insistido. «La salud es lo primero», ha añadido.

La madre de uno de los jóvenes confinados ha reconocido que no ha resultado una buena idea organizar un viaje de estudios, si bien también ha señalado que durante los dos años de la pandemia estos jóvenes han tenido un comportamiento «ejemplar» y ha criticado a las autoridades de las islas por permitir algunas de las actividades que han provocado el megabrote, como el concierto en la plaza de toros. «No creo que Mallorca se merezca esta publicidad», ha apuntado.

Un grupo de negacionistas se ha concentrado a las puertas del hotel donde hay una gran presencia de medios de comunicación. También hay entradas y salidas de jóvenes que deben pasar la cuarentena además de controles policiales a las puertas del edificio.