Imagen de archivo de los controles del servicio de Sanidad Exterior en el Aeropuerto de Son Sant Joan junto a la Policía Nacional. | Redacción Local

45

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía han interceptado en Son Sant Joan, desde el pasado sábado, a 21 estudiantes que trataban de abandonar la Mallorca. Los jóvenes se alojaban en el hotel COVID del Passeig Marítim de donde consiguieron fugarse.

Los funcionarios policiales sorprendieron a los chicos en la terminal aeroportuaria justo en el momento que trataban de embarcar en diferentes vuelos. Acto seguido, los policías alertaron a los equipos sanitarios y personal del Servei d’Atenció Mèdica Urgent (SAMU-061) se desplazaron hasta el aeropuerto donde se hicieron cargo de su traslado de nuevo al complejo hotelero.

Sin embargo, tres de ellos consiguieron su objetivo y se fugaron el pasado sábado a la Península. La policía y las autoridades sanitarias han dictado una orden de búsqueda, según informaron ayer fuentes del Govern. La titular de Salut, Patricia Gómez, explicó también que Balears había informado de la situación al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) y a las diferentes autonomías para que, cuando les encuentren, «hagan lo que consideren oportuno, una prueba diagnóstica o una sanción», dijo, pues ya será de la competencia de la comunidad de origen.

Para evitar incidentes y nuevos intentos de fuga, la Policía Nacional ahora mantiene vigilancia las 24 horas en el hotel Bellver.

La situación allí era ayer de 249 estudiantes aislados y otros 16 a la espera de traslado. Según Europa Press, el reparto por residencia de los confinados en el hotel puente es de 214 jóvenes procedentes de Andalucía, 21 de Madrid, 18 de País Vasco y 12 de Galicia.

Noticias relacionadas

Además, se han trasladado otros 12 estudiantes con PCR positiva hasta el Hospital Son Espases, por el hecho de haber desarrollado síntomas aunque hasta ayer ninguno de ellos revestía de gravedad.

Para atender a sus familiares, la Conselleria de Salut puso en marcha un número de teléfono de información: 900 700 222.

El dispositivo habilitado en las Islas, que está en contacto con el Ministerio de Sanidad, va actualizando la información sobre el brote que afecta ya a más de 1.700 personas, en estos momentos, de seis comunidades autónomas diferentes.

Cribado en los hoteles

Por otra parte, Salut ha puesto en marcha un cribado entre los trabajadores de los seis hoteles más afectados y ya son 175 los empleados que se han sometido a una prueba de diagnóstico. Hasta ayer, sólo uno de ellos había dado positivo en COVID-19, por lo que de momento, no se puede decir que el megabrote entre estudiantes haya afectado a la población residente de Balears, aunque se seguirá vigilando.