Un grupo de turistas en el aeropuerto de Ibiza. | Arguiñe Escandón

96

Baleares ya está en la lista verde del semáforo de movilidad del Reino Unido, lo que abre la puerta al turismo procedente de este país. Se trata del segundo mercado más importante para las Islas, por lo que la noticia que se dio a conocer a última hora de la tarde de este jueves fue celebrada por Govern y sector turístico a partes iguales.

«Valoramos de forma positiva el anuncio», manifestó el conseller de Turisme i Treball, Iago Negueruela, quien compareció ante los medios junto con la directora general de Turisme, Rosana Morillo. «La estrategia que hemos seguido en las Islas da sus frutos y se demuestra que el trabajo realizado ha tenido efecto», dijo en relación a las restricciones y la lenta desescalada que se ha llevado a cabo en Baleares desde finales del año pasado. Por ello, agradeció el apoyo de patronales y sindicatos durante estos meses.

Baleares se convierte así en la única comunidad de España que se abre al turismo británico y en el destino «más abierto del Mediterráneo», en palabras de Negueruela. Según la actualización de ayer del semáforo del Gobierno de Boris Johnson, los británicos que viajen por vacaciones a las Islas no estarán obligados a realizar una cuarentena a su regreso –como lo estaban hasta ahora– a partir del próximo miércoles.

Noticias relacionadas

Aunque España no ha fijado ninguna restricción para los visitantes procedentes del Reino Unido, que un destino esté en verde no significa que los británicos que viajen a las regiones incluidas en esta lista no tengan que someterse a ningún control. Deberán presentar pruebas diagnósticas negativas tanto al salir del país como al regresar.

Controles

Además, el Govern ya ha solicitado al Gobierno poder controlar también la entrada de los viajeros procedentes del Reino Unido, como ocurre con los del resto de comunidades o de la Unión Europea. «Queremos mecanismos de control», dijo Negueruela, quien añadió que se ha solicitado tanto al Gobierno como a la Delegación del Gobierno que se aumente la presencia policial. «No se pueden repetir imágenes como las que hemos visto en los últimos días», sentenció.

Mantener la situación sanitaria bajo control y no tener que dar marcha atrás es uno de los objetivos del Govern, así como de la Federación Hotelera de Mallorca. Su vicepresidenta ejecutiva, María José Aguiló, quien calificó la noticia de «muy positiva para el conjunto del sector turístico», hizo especial hincapié en que impere la responsabilidad «tras todo el esfuerzo realizado».

Por ello, los hoteleros reclaman que también se exijan pruebas diagnósticas negativas a los británicos a su llegada. «Debemos compatibilizar la reactivación y mantener la situación epidemiológica bajo control», dijo. En esta misma línea se pronunció la presidenta del Consell, Catalina Cladera. Hizo un llamamiento a la responsabilidad y recordó que la Isla «está preparada y que es un destino seguro».

Precisamente Negueruela ya advirtió que el Govern actuará de «forma contundente» ante el turismo de excesos, que confía que remita ya que este tipo de visitantes es más propio de junio, cuando se realizan viajes de fin de curso. En cualquier caso, señaló que se trata de una cuestión que ya se ha hablado con las correspondientes autoridades y con los touroperadores.

Restricciones

Por el momento, el Govern ya ha endurecido las restricciones a bares y restaurantes de las calles del Jamón y de la Cerveza en la Platja de Palma, donde «se ha incrementado la vigilancia», dijo el conseller. El año pasado, se cerraron, al igual que en Punta ballena (Magaluf). «Volveremos a actuar si es necesario y lo haremos desde el primer momento», advirtió.

Govern, hoteleros y touroperadores esperan que las reservas se disparen hacia Balears, más teniendo en cuenta que es el único destino de España abierto para los británicos. «Puede ser una muy buena temporada si comenzamos de forma prudente», reconoció el conseller.

Los principales grupos turísticos del Reino Unido retrasaron sus vuelos a las Islas a principios de julio, por lo que no se espera de inmediato a los primeros turistas británicos. Los touroperadores deberán ahora reprogramar sus vuelos y todo apunta a que concentrarán su oferta hacia Baleares. Por este motivo, desde el Govern se apuesta por la «prudencia» y por no «correr demasiado en la desescalada». El objetivo compartido es que la reactivación sea segura.

El anuncio

El ministro británico de Transporte, Grant Shapps, fue el encargado de anunciar este jueves la inclusión de Baleares en la «lista verde» de destinos seguros que exime a los viajeros de cumplir una cuarentena de diez días al regresar a Inglaterra.

A partir del 30 de junio a las 3.00 horas GMT, Baleares, junto con Malta, Barbados y otros territorios, saldrán de la «lista ámbar», en la que, además de la cuarentena, se obliga a los viajeros a pagar tres test de coronavirus, uno antes de embarcar en el avión de vuelta y dos más a su llegada a Inglaterra.

Con todo, los territorios declarados este jueves como seguros, excepto Malta, están también bajo «vigilancia» y existe el riesgo de que vuelvan a ser degradados, ha advertido el Ministerio de Transporte.

Shapps avanzó que existen planes para eliminar la cuarentena obligatoria para todos los viajeros que regresen de destinos «ámbar» si ya han recibido la pauta completa de una vacuna contra el coronavirus, si bien esa medida no se materializará hasta «más adelante este verano».

El plan se aplicará en dos fases, indicó el ministro en un comunicado en el que no ofreció más detalles sobre el momento en el que entrará en vigor. Los residentes británicos vacunados serán los primeros en quedar exentos de cuarentena y más tarde les seguirán el resto de viajeros.