Más del 70 % de viajeros procedía de fuera de España en mayo. | T. Ayuga

14

Los hoteles de Balears registraron el nivel de ocupación más alto de España en mayo, con un 45,8 % sobre el total de plazas abiertas, según los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Se trata de un porcentaje muy superior a la media española (28,7 %) y también aventaja a la segunda provincia con mayor ocupación, Santa Cruz de Tenerife (36,4 %).

Sin embargo, la situación de mayo aún dista mucho de la anterior a la pandemia. El grado de ocupación hotelera en el mismo mes de 2019 era del 65 %, lo que significa un 30 % superior a la de este año. Además, en mayo de este año y según datos de la Federación Hotelera de Mallorca, había operativos 312 establecimientos, cerca de un 40 % de la planta. En el resto de islas, donde la temporada aún arrancó más tarde por la falta de turismo británico, buena parte de los hoteles también estaban cerrados el mes pasado.

De acuerdo con los datos publicados ayer por el INE, mayo dio signos de reactivación respecto a los meses previos. De todos modos, los indicadores aún son muy inferiores a los de 2019. El mes pasado, en Balears se contabilizaron 924.516 pernoctaciones hoteleras, de las que 762.000 correspondían a visitantes extranjeros. Representan el triple que las registradas en abril, lo que revela que el turismo empieza a despegar en las Islas. De todos modos, la pernoctaciones hoteleras de mayo de este año están muy por debajo de las 7,1 millones de hace dos años.

Los datos del INE revelan el peso de turismo internacional en Balears. Turespaña, en su informe del pasado lunes, ya situaba a las Islas como la principal comunidad de destino para los visitantes extranjeros. En mayo, llegaron a Balears 224.048 viajeros, de los que poco más del 70% procedía de fuera de España.

El mercado alemán mantiene su apuesta por las Islas y las reservas evolucionan al alzas. Otros mercados europeos, como los Países Nórdicos, también registran un comportamiento positivo. Sin embargo, el que tradicionalmente ha sido el segundo mercado para Balears, Reino Unido, está paralizado por las restricciones impuestas por el Gobierno de Boris Johnson.

Semáforo británico

Precisamente esta tarde todas las miradas estarán puestas en el Reino Unido, ya que se revisará el semáforo que establece las condiciones con que los británicos pueden regresar al país en función del país a donde viajen. Balears, al igual que el resto de España, se encuentran en ‘ámbar’, de modo que a la vuelta los británicos deben someterse a diez días de cuarentena en casa.

Aerolíneas y grupos turísticos han ejercido una gran presión en las últimas semanas, pero reconocen tener pocas esperanzas de que se produzcan cambios hasta agosto.