Los ancianos que viven en residencias podrán convivir sin mascarilla. | T. Ayuga

5

La nueva norma sobre el uso de las mascarillas, que entrará en vigor este sábado 26 de junio, permitirá eliminar la mascarilla a los ancianos que viven en residencias en las que el 80 por ciento de los residentes tenga la pauta completa de vacunación. Eso sí, los trabajadores que les atienden sí tendrán que llevarla, al igual que las personas que les visiten.

Esta medida está incluida en el Real Decreto Ley de flexibilización de la mascarilla que aprobará este jueves el Consejo de Ministros, que se celebrará de forma extraordinaria, y se hará efectiva a partir del próximo sábado 26 de junio. La iniciativa se basa en un informe elaborado por la Ponencia de Alertas y Planes de Preparación y Respuesta.

La nueva normativa señala también que las mascarillas dejarán de ser obligatorias en el exterior si se mantiene 1,5 metros de distancia. No obstante, va a seguir siendo obligatoria en eventos multitudinarios que se celebren de pie al aire libre, en espacios cerrados de uso público, así como en los medios de transporte público.

La campaña de vacunación contra la covid-19 en España ha alcanzado el hito de tener a la mitad de la población vacunada con al menos una dosis, tras una jornada diaria en la que se ha pinchado el récord de 680.540 sueros, y finalmente se han superado los 15 millones de inmunizados.

La ministra de Sanidad, Carolina Darias, ha destacado, en rueda de prensa tras el Consejo Interterritorial de Salud con las comunidades, que los datos ponen de manifiesto que España ha cumplido «dos nuevos hitos» de una campaña que «avanza como un tiro» y ha apuntado a la llegada de más de 4 millones de dosis esta semana.

Según los datos de Sanidad, 23.772.029 ciudadanos están ya protegidos con al menos un suero contra el coronavirus, de forma que la cifra representa el 50,1 % de la población.
El número de inmunizados asciende a 15.138.439 (31,9% población), aunque esta cifra se ha alcanzado unos días más tarde de lo calculado por el Gobierno, que tenía previsto que se alcanzase la semana pasada