Cada año se empadronan en Palma unas 30.000 personas, casi la mitad extranjeras. | Jaume Morey

6

En los últimos seis o siete años se empadronan en Palma anualmente cerca de 30.000 personas (en 2019 fueron 32.207), de las que un 44 por ciento son extranjeros, un 27 por ciento provienen de otros municipios de las Illes Balears y un 26 por ciento viene de otras comunidades autónomas. El concejal de Participació Ciutadana i Govern Interior, Alberto Jarabo, aportó estas cifras este lunes con motivo de la presentación de una nueva guía informativa para las personas recien llegadas a la ciudad.

Al acto asistió también el alcalde de Palma, José Hila, quien informó de que la guía 'Hola Palma!' se ha editado en castellano, catalán e inglés, y tanto en papel como en formato digital y mediante un código QR. Se entregará a partir del 1 de julio en el momento del empadronamiento.

El alcalde destacó que «Palma es una ciudad moderna y cosmopolita, donde vive gente de todas partes del mundo y que no deja de crecer». En 2020, recordó, la ciudad creció en más de 6.500 habitantes, que es un 1,5 por ciento más que en 2019. Por eso, indicó, «les queremos ofrecer una guía útil de bienvenida para que conozcan el Ajuntament y los servicios públicos a los que pueden acceder».

En concreto, el alcalde expuso que la guía incluye, «de forma visual y sencilla», información sobre los diferentes recursos que Cort pone a disposición de la ciudadanía, como los puntos de atención al ciudadano, espacios deportivos, bibliotecas, el acceso a la tarjeta ciudadana, playas, casals de barri o cómo hacer trámites en el Consistorio. También se informa sobre las posibilidades de oferta de empleo que se ofrecen desde Palma Activa, la ubicación de los centros de salud o de los espacios culturales.

Por su parte, Jarabo admitió que esta guía permitirá una mayor integración de las personas que llegan a la ciudad o que ya están aquí pero todavía no se han empadronado.

La guía, resaltó, se ha editado también en inglés porque casi la mitad (44 por ciento) de las nuevas altas en el padrón es de población extranjera, «ya sea europea o de otros continentes, que en muchos casos no conocen ninguno de los idiomas oficiales de la Comunitat».