La vivienda se ha encarecido en Inca. | Redacción Part Forana

13

El elevado precio de la vivienda en Palma y el confinamiento han motivado que muchas personas hayan optado por comprar una casa en la Part Forana, ya que generalmente son más grandes y cuentan con jardín o terraza.

El vicepresidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Baleares (Proinba), Tolo Mayol, explica que hasta Santa Maria ya prácticamente se considera Palma. Además, destaca que en Campos, donde en la crisis de 2008 quedaron muchas viviendas sin venderse, ahora ya se ha dado salida a todas.

El agente inmobiliario Luis A.Cabezas Echegoyen se pronuncia en términos similares y asegura que muchos clientes demandan viviendas en la Part Forana. En este punto, precisa que el 90 % le piden que los inmuebles tengan terraza, jardín o patio. Esto incrementa el precio de las viviendas, en unos 60.000 euros aproximadamente, porque «hay mucha demanda».

Esto ha provocado un incremento de precios en los últimos tres años, que oscila entre el 30 y el 50 % en Inca, Llucmajor y Campos. Por citar un ejemplo, si antes se pagaba por una casa en Inca unos 150.000 euros, ahora se venden entre 220.000 y 240.000 euros. «En Santa Maria, Binissalem y Consell los inmuebles siempre han sido caros», apunta.

Cabezas Echegoyen señala que en el caso de los suelos rústicos hay muchas dificultades para poder construir debido a la normativa en vigor. En este punto, precisa que si hace cuatro años se podía comprar una casa de campo por 150.000 euros y ahora el precio se ha disparado hasta los 250.000 euros.

Baja la compra-venta de viviendas en Baleares

Baleares es una de las tres comunidades donde ha bajado la compra-venta de viviendas en el primer trimestre del año, respecto al mismo periodo del ejercicio anterior, según el INE y el Ibestat. Las otras dos en las que ha descendido la compra-venta de viviendas son Canarias y la Comunidad Valenciana. En el primer trimestre de 2021 se realizaron 2.273 operaciones de compra-venta de vivienda, frente a las 2.720; se trata de un descenso del 16,44 %.

El vicepresidente de Proinba explica que esto se debe principalmente a tres motivos: la subida del precio de la vivienda, las limitaciones de movimiento de los extranjeros debido a las restricciones y las dificultades para conseguir un crédito.