El primer trimestre cerró en negativo por las restricciones. | Julián Aguirre

0

«La tercera ola de la pandemia ha obligado a encarar un nuevo trimestre de resistencia y la economía balear no ha empezado el año con buen pie», indicó ayer la presidenta de la CAEB, Carmen Planas, con motivo de la presentación del informe de coyuntura de la patronal. Cifra la caída del producto interior bruto (PIB) de las Islas en un 19,9 % en el primer trimestre con relación al mismo período del año anterior, cuando ya se contabilizó una contracción del 4,5 %. «Son datos que no se pueden interpretar de otra manera que como duros», admitió Planas.

Las Islas encadenan ya cinco trimestres en negativo, si bien las perspectivas para los próximos meses son de mejora. El informe pone de manifiesto que la caída económica del primer trimestre es menor que la registrada en los anteriores. De ahí que se hable de una «progresiva aceleración que si bien ha permitido rebajar la carga negativa del trimestre anterior, no ha impedido que la caída de la actividad respecto a los niveles previos a la pandemia siga siendo muy abultada». Además, hace referencia a unas expectativas de normalización más inminentes en la industria y la construcción que en los servicios, especialmente en las ramas que más dependen del turismo.

La recuperación del sector servicios es clave para el crecimiento económico en su conjunto debido a su elevado peso en el total del PIB. La patronal balear no hizo previsiones numéricas al respeto si bien su presidenta sostuvo que para los próximos trimestres, «y aunque aún hay un gran componente de incertidumbre, es previsible que la economía balear evolucione reflejando datos más positivos».

Para la CAEB, la combinación simultánea del apoyo a las rentas desde estímulos fiscales, la reapertura de la actividad y la aceleración del ritmo de vacunación, pueden sentar las bases para una «recuperación sólida» de los principales marcadores. Con todo, la patronal no sitúa la recuperación hasta el 2022 ya que «queda mucho trabajo por delante».

Aceleración

Por su parte, el Cercle d’Economia de Mallorca consideró ayer que Balears vive una «pronunciada aceleración» que permite prever un elevado incremento de la productividad «a corto plazo» ligado al control de la pandemia. La entidad hace esta interpretación a partir de los datos de su semáforo económico, herramienta en la que se analizan 42 indicadores económicos.

Según el semáforo, mientras que en abril solo crecían el 39 % de los indicadores, ahora ya son un 72 % los que se aceleran. La entidad prevé que la actividad «rebote con fuerza».