La zona de s’Arenal Llucmajor, que ha sido elegida por los organizadores de los viajes para alojar a los estudiantes, recibió ayer a los primeros cupos procedentes de las comunidades autónomas de Madrid, Galicia, Andalucía y Valencia. | M. À. Cañellas

32

Mallorca recibirá durante tres días a 4.000 estudiantes de viaje de fin de curso procedentes de las comunidades autónomas de Madrid, Galicia, Andalucía y Valencia. Los jóvenes, de entre 17 y 18 años, se alojarán en 20 hoteles ubicados en s’Arenal-Platja de Palma y Magaluf.

Viajes Unicampus, uno de los organizadores, indica: «Después de casi dos años hemos podido recuperar este segmento vacacional, que antes de la pandemia tenía programadas a Mallorca 30.000 plazas en junio y julio. Hay ganas por viajar entre los más jóvenes y eso se ha notado en las reservas realizadas desde las instituciones docentes, más aún tras todo lo vivido el pasado año», explica su CEO, José Luis Madrid.

El primer grupo de jóvenes, más de 500, llegaron ayer al puerto de Palma procedentes de Valencia en un ferry de la naviera Baleària. Los días más fuertes de llegadas serán hoy y mañana, con 900 y 1.200 estudiantes, respectivamente, que también lo harán desde Valencia con Baleària.

El CEO de Viajes Unicampus indica que los paquetes turísticos reservados «incluyen cinco noches en hoteles de tres y cuatro estrellas en régimen de pensión completa. El precio oscila entre los 350 y 600 euros, según el paquete contratado».

Controles

Los organizadores de los viajes puntualizan que todos los grupos de estudiantes «cumplirán a rajatabla las medidas que exige la Conselleria de Salut para evitar contagios de la COVID».

Desde Unicampus puntualizan al respecto que, dependiendo de la comunidad de donde provengan, «se les exigirá test de antígenos o una prueba de PCR, de ahí que el desembarco de los buques se dilatará por los controles que haga Salut a todos los jóvenes. No bajará a tierra ningún estudiante sin los controles sanitarios».

Noticias relacionadas

La Asociación de Transporte Discrecional por Carretera de Baleares, que preside Rafael Roig, indica que el movimiento de los estudiantes «supondrá, como mínimo, 70 viajes de autocar a los hoteles de la Platja de Palma y Calvià, en concreto a Magaluf».

Los 4.000 estudiantes que se van a alojar durante cinco noches en los hoteles «propiciarán una ocupación media durante estos días en torno al 80 % y para muchos les va a solventar un mes de junio, que hasta la fecha está plagado de incertidumbres por los vaivenes en los mercados emisores europeos y, especialmente, con el Reino Unido, indican los organizadores de los viajes de estudios a Mallorca.

Un aspecto en el que coinciden todos es que los jóvenes «van a estar controlados durante su estancia en la Isla por 60 monitores, para lo cual se han programado diversas actividades de ocio y excursiones, caso de Palma, parques acuáticos, Cuevas del Drach y un evento musical en Son Fusteret el próximo miércoles», añade José Luis Madrid.

La naviera Baleària explicó ayer que en las últimas semanas «se habían recibido peticiones de reservas, que ahora se están confirmando para viajar desde Valencia al puerto de Palma. Esta circunstancia incrementa estos días la ocupación de los ferries ‘Sicilia’ y ‘Bahama Mama’, que son los que realizan el trayecto».

La presidenta de la Asociación Hotelera de la Platja de Palma, Isabel Vidal, calificó ayer de buena noticia la recuperación de los viajes de estudios a la zona: «Es positivo, pero todos los jóvenes tienen que cumplir las medidas COVID, así como las ordenanzas cívicas municipales. Que disfruten de su estancia en la Platja de Palma, pero dentro de un orden. Los hoteleros sabemos que son jóvenes que vienen a pasarlo bien, pero tienen que entender ellos que hay que cumplir toda la normativa y que se tiene que respetar a los que estamos trabajando y a los propios residentes».

Vidal añadió que se espera que a finales de junio esté abierta el 75 % de la planta hotelera asociada, «lo que supone que estén operativas en torno a 80 establecimientos, lo cual es muy positivo para la zona».