El ‘Mein Schiff 2’, de TUI Cruises, hará una escala semanal durante todo el verano a partir del próximo día 17. La naviera Aida se sumará en julio y ampliará su programa. | Daniel Espinosa

20

El puerto de Palma contabilizará 26 escalas de cruceros desde el 17 de junio hasta finales de agosto, tras los acuerdos alcanzados por navieras y consignatarios con la Autoritat Portuària de Balears (APB), la Conselleria de Salut y Sanidad Exterior. La Asociación de Transporte Discrecional por Carretera, englobada en la FEBT, afirma que «es la mejor noticia que podemos recibir en esta temporada de verano con tantas incógnitas»,

El primer crucero en llegar a Palma será el Mein Schiff 2, de TUI Cruises, que lo hará el próximo jueves, día 17, así como el 24. «El buque tiene programada una escala semanal desde puertos españoles durante todo el verano, aunque es posible que se incorpore algún buque más de la gama Mein Schiff cuanto se reprogramen las rutas por el Mediterráneo», indican fuentes de TUI Cruises. La naviera Aida Cruises comenzará a operar a principios de julio, también una escala semanal desde puertos españoles. Así, en julio están previstas en total ocho escalas en el puerto de Palma. El presidente de Viajes Kontiki, Pedro Iriondo, que realiza toda la operativa comercial turística de Aida en la Isla, puntualizó ayer: «El primer buque de la gama Aida será el Perla y el aforo previsto no llegará a los 2.000 pasajeros, cuando este tipo de buque puede llegar a los 4.500 pasajeros».

La presidenta de la comisión de consignatarios y estibadores de APEAM. Beatriz Orejudo, confirmó ayer esta previsión de escalas de cruceros y añadió que en agosto «se espera que comiencen a llegar los primeros cruceros internacionales de Costa Cruceros y Royal Caribbean, por lo que en agosto, en principio, hay programadas 16 escalas en el puerto de Palma. Todo esto tendrá un impacto positivo económico en Palma y en la Isla, porque se verán beneficiados transportistas, taxis, restaurantes y el comercio».

Todas las partes implicadas en la actividad de los cruceros han mantenido ya varias reuniones con la Autoritat Portuària de Baleares para concretar los protocolos que tienen que cumplir las navieras a bordo de los buques y en tierra, así como todo lo relacionado por las posibles excursiones en tierra.

Noticias relacionadas

Beatriz Orejudo señaló al respecto: «Las escalas van a ser muy cortas y habrá pruebas diagnósticas a bordo de las barcos, caso de PCR, antes de bajar a tierra. El seguimiento será muy exhaustivo a lo largo de todo el crucero, así como por parte de Salut y Sanidad Exterior, en el caso de los cruceros que vengan de puertos internacionales. Nada queda a la improvisación y las naviera tienen sus propias aseguradoras para cubrir cualquier tipo de incidencia en hospitales privados».

Cada barco de crucero que llegue al puerto de Palma, según APEAM, está obligado a realizar tres horas de desinfección en los buques y controles a los pasajeros en el puerto de Palma, así como que los consignatarios estén muy encima de todo el desarrollo de excursiones y visitas.

Uno de los aspectos en los que navieras y la APB, así como Salut y Sanidad Exterior, van estar muy encima es en todo lo relacionado con los flujos de los cruceristas en las escalas en el puerto de Palma. Salut controlará a los buques procedentes de puertos españoles y Sanidad Exterior de los que procedan de puertos internacionales.

El presidente de la patronal de transporte discrecional y de la FEBT, Rafael Roig, consideró ayer muy positivo la llegada de los cruceros: «Supone una mínima reactivación del transporte, ya que en estos momentos los autocares de 55 pasajeros están en los garajes sin actividad porque no hay turismo. Nuestro sector está viviendo una situación muy crítica, de ahí que cualquier señal positiva es bien recibida. Ahora, solo queda esperar que el turismo británico pueda volver de nuevo a las Islas, ya que ello sí que tendrá un impacto muy importante en nuestra actividad».

Las navieras TUI Cruises, Costa Cruceros y Royal Caribbean, entre otras, están en plena planificación para incentivar la llegada de cruceros desde los puertos del Mediterráneo a Mallorca e Ibiza.