El Govern amplía el número de comensales en las terrazas. | Reuters

31

Los bares y restaurantes podrán servir a diez comensales por mesa en el exterior y a seis en los interiores a partir de este viernes. El Govern ha decidido ampliar el número de personas que puedan sentarse en los locales de restauración tras conocerse la sentencia del Tribunal Supremo que anula el toque de queda y otras restricciones en las islas.

La ampliación de las personas que podrán sentarse en una mesa no afectará a las zonas marcadas dentro de la ley contra los excesos. Ahora se permitían cuatro personas por mesa y, a partir del domingo, se ampliaban a ocho en exteriores y cuatro en interiores.

El portavoz del Govern, Iago Negueruela, ha anunciado además que en el proceso de desescalada se realizarán dos pruebas piloto de ocio nocturno en Mallorca en el marco del Mallorca Live Festival, que se celebrará el 25 de junio. Ese mismo día se hará en Ibiza otra prueba piloto de ocio nocturno en el que los asistentes podran estar de pie y no deberán estar en una mesa.

El Govern balear ha tomado esta decisión después de reunirse con la Mesa de Diálogo Social, a los Consejos Insulares, la Federación de Entidades Locales (Felib) y el Ayuntamiento de Palma tras la sentencia del Tribunal Supremo que anula el toque de queda y las restricciones a las reuniones sociales en Baleares.

Así, los aforos se amplían en la restauración y se podrán sentar hasta 6 personas en una mesa en interiores, y hasta 10 en el caso de los espacios exteriores. Asimismo, decae el toque de queda en la comunidad y las limitaciones de reuniones familiares y sociales pasan a ser recomendaciones.

El Govern, para mantener la buena situación epidemiológica alcanzada en la comunidad, apela a la responsabilidad de los ciudadanos y recomienda que los encuentros de carácter social y familiar se limiten a 10 personas en interiores y 15 en exteriores, tanto en espacios públicos como privados.

Noticias relacionadas

Según ha dicho el portavoz, el Govern ha apostado por la prudencia, por motivos sanitarios y éticos y por la responsabilidad compartida por la mayoría de ciudadanos que ha situado la comunidad como la segunda con menos incidencia del Estado.

Asimismo, se mantienen los controles sanitarios en puertos y aeropuertos para la llegada de pasajeros nacionales y los lugares de culto podrán ocuparse de nuevo al 100% siempre que se garantice el metro y medio de separación entre núcleos de convivencia.

El resto de medidas y horarios que afectan a otros ámbitos, como los deportivos, los culturales, comerciales, los de entretenimiento o los que afectan a celebraciones como velatorios, entierros, bodas, bautizos y comuniones se mantienen tal como se anunció el pasado martes.

El fallo del alto tribunal considera que no son proporcionales teniendo en cuenta la situación epidemiológica en el territorio, estimando un recurso de la Fiscalía.

Sobre el fallo se ha pronunciado el portavoz del Govern, Iago Negueruela, que ha apuntado que «respetamos la decisión del Supremo, pero no estamos de acuerdo».

Cabe resaltar que Baleares tenía previsto levantar el toque de queda entre el sábado y el domingo, tras aplicarlo durante siete meses, mientras que a partir de esa fecha se mantenían las restricciones a reuniones sociales pero con límites menos severos que los que ahora ha anulado el Supremo.