Imagen de archivo de un cartel de precios de los combustibles. | Pixabay

0

Los precios de los carburantes se encuentran en una tendencia alcista desde el pasado mes de noviembre y llenar el depósito de gasolina en Baleares cuesta unos 10 euros más que hace un año. Ante esta situación cabe preguntarse si la previsión es que continúe la tendencia alcista.

Luis García Langa, director de Corredordefondos.com, explica que «en momentos como el actual, cuando el mundo está creciendo económicamente hay mucha más demanda de petróleo (más industria, más viajes, más transporte...) con lo que es normal que el precio vaya subiendo».

Al ser preguntado por hasta cuando lo hará, responde que «los precios actuales, entorno a 70 dólares el barril del Mar del Norte (Brent) o de 68 el West Texas, son similares a los precios pre-pandemia, con lo que el mercado está descontando una economía ya similar a antes (hay que recordar que en los momentos más inciertos de la COVID el petróleo estuvo en negativo).

Por tanto, prevé que «si el mundo sigue recuperándose, incluso mejorando niveles pre-COVID (por políticas monetarias y fiscales es fácil que ocurra) el petróleo debería seguir subiendo, siempre que a los productores les interese».

No obstante, precisa que «el precio del petróleo es algo muy complicado de prever porque todo activo funciona en función de la oferta y la demanda. En el caso del petróleo la oferta está muy limitada en pocas manos, prácticamente es un mercado de oligopolio y con ponerse de acuerdo en bajar la producción disparan el precio o al contrario si les interesa precio del petróleo barato.
Para más inri, estas decisiones, a veces no son económicas, sino que influyen aspectos políticos: véase cómo han fastidiado al fracking, a Venezuela o a Rusia en momentos determinados».

Langa añade que «otra pega para el análisis es el tema de problemas puntuales: pérdidas de producción por accidentes o por hackeos hacen subir el precio. Sin embargo, la pata de la demanda es más previsible, no en vano es la más global del mundo: todos utilizamos petróleo».

Aunque a priori pueda parecer negativo, el director de Corredordefondos.com considera que «si sube el petróleo es porque el mundo funciona, al menos hasta que las energías no fósiles tiren más del carro».