Tomás Melgar afirma que este verano se recuperará gran parte del tráfico de 2019. | M. À. Cañellas

2

Tomás Melgar (Palma, 1969) es director del aeropuerto de Palma desde septiembre de 2019. Ha vivido la quiebra de Thomas Cook, todo el proceso del ‘Brexit’ y ahora el impacto de la pandemia en el tráfico aéreo y de pasajeros en 2020. Con las vacunas y protocolos sanitarios, Son Sant Joan recupera desde marzo de este año su actividad de forma progresiva y a unos ritmos impensables. La causa: la vacunación y la consolidación de los protocolos sanitarios. Afirma que es vital que Mallorca tenga temporada turística, más aún con todo lo vivido desde marzo del pasado año.

¿Se sorprende de cómo evoluciona el tráfico?

—En las cuatro semanas de mayo se ha crecido una media semanal de 22 % y la previsión que tenemos ahora para junio, con los datos que contamos, es que Son Sant Joan registra ya incrementos del 35 %. No podemos hacer previsiones más allá de tres semanas, pero se puede dar un nuevo salto importante en el momento en que se resuelva la incógnita de lo que pueda pasar con el mercado británico. Si el Reino Unido autoriza los vuelos turísticos habrá un salto más en la operatividad.

¿Qué tráfico prevé usted que se pueda recuperar este verano respecto a 2019?

—En junio se puede recuperar el 50 % del tráfico de 2019. Hay oferta de vuelos y aviones y todo dependerá de cómo evolucione la demanda. Todo es muy variable, pero es la previsión que podemos realizar en este momento.

¿Cree que la normalización del tráfico va en consonancia con las medidas de control?

—En Son Sant Joan va en consonancia con la evolución de la pandemia y las medidas de control que se realizan y con las restricciones entre países. La gente está deseando venir y hay demanda por Mallorca.

¿Qué opina de las críticas sobre las colas en los controles?

—Tenemos cuantificado que las colas en los vuelos internacionales no superan los 15 minutos y en los nacionales han tenido mayor duración, pero porque los controles que realiza Salut son óptimos y benefician a los residentes por las opciones y actualizaciones que se realizan para mejorar los tiempos de espera. Además, la coordinación que hay entre Sanidad Exterior, Salut y AENA es excelente.

¿A mayor tráfico, más apertura del aeropuerto?

—Este jueves abrimos el Módulo D para los vuelos domésticos (Península) y el tráfico internacional se centrará en el Módulo C. El Módulo A estará operativo en cuanto Londres autorice los viajes turísticos de los británicos a Mallorca. A esto hay que sumar que ampliamos a 10 las líneas de facturación y tenemos ya operativos los dos filtros de acceso a los diferentes módulos. La actividad se recupera de forma progresiva y estamos preparados para hacerlo. Es más, tenemos ganas.

¿Cómo ha vivido la pandemia el director del aeropuerto?

—La pandemia nos ha hecho vivir momentos duros y difíciles. Ver un aeropuerto vacío y el impacto que ello ha tenido en la economía de la Isla no es agradable. Queremos ver la fábrica produciendo, ya que la actividad económica de Mallorca depende de que el aeropuerto funcione y esté operativo.

¿En plena pandemia han seguido con las obras de mejora?

—Paramos unos meses, pero luego se reanudaron y acelerado, Tener algunas zonas del aeropuerto cerradas nos ha permitido ejecutarlas sin crear problemas a los operadores. Entre 2020 y 2021 se habrán ejecutado todas las obras contempladas en el DORA. Aquí, hay que incluir, entre otras, la renovación del firme de la pista norte (18,5 millones), el Sistema Automatizado de Tratamiento de Equipajes (SATE), el cambio de solado en los módulos y la realización de la sala única en la zona de llegadas. No ampliamos capacidad sino que mejoramos los servicios y los modernizamos para ser más eficaces y competitivos.

¿Cómo evolucionan las quejas de los concesionarios de tiendas y oferta comercial?

—AENA les ha ofrecido una oferta que muchos concesionarios ya han aceptado, aunque otros siguen con sus reclamaciones. A medida que evoluciona el tráfico se abren las tiendas comerciales. En el Módulo están en su gran mayoría operativas y ahora cuando reabramos este jueves el D, también lo estarán.

¿Qué mensaje cree se ha dado al exterior desde Baleares?

—Que en Balears se han tomado las medidas adecuadas para rebajar los contagios y tener controlada la pandemia. Esto nos da una imagen externa de ser un destino seguro.

¿Hay obras, pero también habrá desarrollo inmobiliario?

—El plan inmobiliario está ralentizado y en fase de estudio, ya que se han priorizado otras actuaciones por la pandemia. Estamos en contacto con las administraciones para reorganizarlo mejor.

¿Cómo cree que puede evolucionar la facturación este año?

—Esperamos que a partir de la segunda mitad de este año podamos remontar y recuperar parte de lo que llevamos perdido en el último ejercicio. Las cifras irán remontando a medida que evolucione el tráfico.

Imagen de las pistas del aeropuerto tomada desde la terraza de la torre de control de Palma.
AENA Palma mantiene cada semana reuniones operativas.

Coordinación para reactivar el aeropuerto

La coordinación de AENA Palma con todos los operadores y organismos que tienen que ver con la normal actividad del aeropuerto, según Tomás Melgar, es absoluta. Afirma que «los objetivos son comunes y todos buscamos reactivar cuanto antes la actividad aeroportuaria, lo cual tiene su lógica extrapolación luego a nivel positivo en toda Mallorca». Añade que en estas reuniones se analizan los últimos acontecimientos y las «previsiones para las dos próximas semanas, ya que mirar más allá en la actual coyuntura es complicado por la volatilidad que hay en todos los indicadores».