Las terrazas cerrarán a las once. | Josep Bagur Gomila

2

Bares y restaurantes podrán reabrir este este domingo el interior de sus locales. Se trata de un nuevo avance en la desescalada en Baleares, un proceso que ha sido –y es– lento y gradual, como reivindican las autoridades de las Islas. Por tanto, esta apertura no será de golpe. Durante los próximos quince días, hasta que se vuelvan a revisar las medidas anti COVID, bares y restaurantes solo podrán servir dentro hasta las seis de la tarde. Además, lo harán con un aforo reducido, como en la mayoría de espacios cerrados donde confluyen muchas personas.

Los negocios que también tengan servicio de terraza, podrán tener un aforo del 30 % en el interior. Se amplía al 50 % para los establecimientos que no sirvan en el exterior. En cualquier caso, el máximo de clientes que puede acoger un restaurante en su interior es de 150 personas. Un límite que los grandes restaurantes ya han pedido que se flexibilice de cara al 6 de junio.

Reunión

Con el fin de abordar esta cuestión, el presidente de CAEB Restauración, Alfonso Robledo, junto a propietarios y representantes de restaurantes con grandes aforos de Mallorca se reunieron ayer con responsables de las conselleries de Turisme i Treball y Salut del Govern. «Valoramos de forma positiva haber empezado a tratar esta cuestión», indicó Robledo.

Noticias relacionadas

El problema con que se encuentran estos establecimientos es que al tener aforos para 600 o más comensales, solo pueden acoger a 150 en el interior. Se trata de una cifra inferior a la reducción de aforo del 30 % o del 50 %, si tienen o no terraza, fijada por el Govern.

«Al tratarse de locales muy grandes, se podría tener a más gente con total garantías y suficiente distancia», detalló Robledo. De todos modos, entiende la preocupación del Govern de que confluyan tantas personas en el interior de un local.

El Ejecutivo autonómico ha sido muy restrictivo con los interiores de la restauración, que durante el 2021 solo han estado abiertos apenas diez días. La confluencia de muchas personas en un espacio cerrado y sin mascarilla buena parte del tiempo es lo que ha propiciado esta circunstancia, por el temor a un repunte de contagios.

Por ello, su reapertura, desde mañana, será paulatina y se están estudiando las diferentes casuísticas y riesgos. Ni Govern, ni patronales, ni sindicatos quieren dar marcha atrás en la desescalada.