Carmen Riu en su hotel de la madrileña plaza de España. | J.G.M.

2

Hay edificios muy emblemáticos en Madrid. Uno de ellos es el Hotel Riu Plaza España, construido en 1953, una verdadera maravilla. En este hotel más que emblemático reunió este miércoles Carmen Riu, consejera delegada del la cadena hotelera que lleva su apellido, a un grupo de periodistas y miembros de ONG para comentar su visión de todo lo vivido durante el año de la pandemia.

La CEO confía en el futuro, pero este miércoles echó la vista atrás. Explicó que la facturación de la cadena cayó en 2020 un 63 % en relación al año anterior (826 contra 2.240 millones). «Las pérdidas han sido elevadas», sentenció. Durante la primera ola, la compañía se vio obligada a cerrar todos sus hoteles, algo insólito. Pese a todo, Carmen Riu se daría por satisfecha si en 2021 iguala las cuentas del año anterior. Muchos de sus trabajadores tuvieron que acogerse a los ERTE en España y otros países.

La gestión del Govern balear de la pandemia ha sido «buena», explicó, aunque el Gobierno de España «ha pasado olímpicamente del turismo». Peor fue el de México, que «no ha ayudado en nada» para paliar la situación laboral de los trabajadores» ante la crisis mundial. Todo lo contrario ocurrió con el de República Dominicana, «cuya ayuda ha sido fantástica».

Carmen Riu no quiso entrar a valorar las medidas sanitarias: «No soy viróloga, en nuestros hoteles hemos creado infinidad de protocolos, los trabajadores cumplen un montón de normas. Tampoco soy una pitonisa, no sé si habrá nuevas cepas mutantes, pero lo que sí sé es que tenemos que recuperar el pulso económico del país».

Otro tema que se le planteó fue si Ayuso o Armengol: «Son dos sistemas económicos distintos –dijo la CEO–. En Mallorca es el del sol y playa, y el de Madrid de todo el año». No sabría decir qué receta política es la mejor.

Apuesta solidaria

Pese a todas estas circunstancias negativas, Riu no ha detenido su apuesta solidaria. «En Mallorca y en todos los sitios donde tenemos hoteles estamos realizando un gran esfuerzo para ayudar a los que menos tienen», explicó la ejecutiva.

En este sentido, y pese a las pérdidas, la inversión en Responsabilidad Social Corporativa de Riu fue de 800.000 euros frente a los 2,3 millones de 2019.