El sector del cátering realiza muchos eventos al aire libre en verano, pero ahora solo pueden ser de 30 personas.

0

Govern y empresas de cátering trabajan en un protocolo que permita a este sector reanudar su actividad con garantías. Por el momento no cuentan con una normativa específica que les permita desarrollar su negocio, que está paralizado, según el presidente de la asociación de empresas de cátering de PIMEM, Jordi Calvache.

Por ahora, los cáterings solo pueden servir a un máximo de 30 personas en el exterior y de 10, en el interior. Por contra, en hoteles y restaurantes la cifra puede ser mucho mayor. «Se trata de muy poca gente, por lo que los eventos que tenemos se cancelan o se posponen para el próximo año», señala Calvache, quien reivindica condiciones propias.

El presidente de PIMEM, Jordi Mora, ya planteó esta cuestión y expuso la problemática que atraviesa el sector en la última reunión de la Mesa del Diálogo Social, celebrada el 7 de mayo. Ante el «avance desfavorable» de las negociaciones, planteará de nuevo la cuestión en la reunión con patronales, sindicatos y Govern de esta semana para avanzar en la desescalada.

«En otros sectores, se han conseguido medidas de apertura, pero no en los cáterings», indicó ayer Mora. Recordó que el año pasado, cuando la situación sanitaria era peor, se permitían eventos de 150 personas en el exterior; y de 75, en el interior.

Pérdidas

La asociación ha elaborado estrictos protocolos que ha presentado al Govern, ya que su intención es «colaborar y trabajar de forma conjunta», según Calvache. Sin embargo, cada día que pasa sin una normativa específica, pierden clientes.

Calvache indicó que el sector está prácticamente paralizado desde noviembre de 2019, cuando finalizó la temporada. La irrupción de la pandemia en marzo de 2020 provocó que el año pasado solo se llevaran a cabo un 7 % de todos los eventos previstos y que este año ya se han cancelado o pospuesto el 60 % de los programados.

El PI registra una proposición no de ley para el sector

La diputada del PI, Lina Pons, registró la semana pasada una proposición no de ley en el Parlament para que se relajen las restricciones en el sector del cátering y se equiparen con las establecidas para la restauración. La iniciativa de la formación reclama, además, que se inste al Govern a autorizar a las empresas de cátering a poder realizar test de antígenos antes de las celebraciones para garantizar así la seguridad de los asistentes y los trabajadores.