L’Associació de viviendas de alquiler turístico en Baleares (Habtur) se muestra optimista de cara al próximo verano. | Redacción Local

10

El 50 % de las viviendas de alquiler turístico de Mallorca ya están reservadas para el verano, según ha informado el presidente de la l’Associació de viviendas de alquiler turístico en Baleares (Habtur), Toni Barceló.

No obstante, ha precisado que las reservas son muy volátiles, ya que tienen cancelación gratuita. En este sentido, ha destacado que muchas reservas se realizan a última hora debido a la incertidumbre derivada de la pandemia de COVID-19. De hecho, muchas personas esperan a tener el resultado negativo de la PCR, requisito indispensable para entrar en la Isla, par formalizar la reserva.

Barceló ha argumentado que este es uno de los motivos que han propiciado que las reservas estén bastante más bajas que hace dos años, antes de la pandemia. En 2019 el porcentaje de reservas para el verano en este época del año era del 90 %.

En relación a este mes de mayo, el porcentaje de ocupación de las viviendas turísticas es del 40-50 %; muchas se están realizando a última hora.

Noticias relacionadas

Pese a esta incertidumbre, el presidente de Habtur se ha mostrado optimista de cara a la próxima temporada turística y espera llegar al 70-80 % de ocupación. Antes de la crisis sanitarias, la ocupación era del 100 %.

Perfil del turista

El presidente de Habtur ha explicado que la mayoría de las personas que alquilan casas vacacionales son parejas o familias con uno o dos hijos; el número medio de huéspedes oscila entre dos y cuatro personas.

La mayoría de ellos son alemanes. En este punto, ha precisado que las zonas con menos reservas son las tradicionales del mercado británico (Calvià, Pollença y Cala d'Or), ya que tienen que guardar cuarentena cuando lleguen a su lugar de residencia.

En cuanto a los precios del alquiler de las viviendas vacacionales, Barceló ha apuntado que en Mallorca se mantienen similares a los de la época prepandémica.

Mallorca tiene unas 13.000 casas vacacionales. Además, Barceló ha añadido que la crisis derivada de la COVID-19 ha motivado que algunas se hayan pasado al alquiler de larga estancia, aunque se desconoce la cifra exacta.