1

El Consell de Caza de Mallorca ha aprobado por unanimidad la propuesta de resolución anual de vedas 2021-2022, que entre otros aspectos establece que no se podrán cazar tórtolas europeas durante toda la temporada.

En una nota de prensa, el Consell de Mallorca ha adelantado este viernes también que, paralelamente, ha pedido a la Comisión Europea, a través del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que haga otra evaluación de la situación dentro de dos años con el fin de valorar si en 2023 ya se puede permitir de nuevo la caza.

Por lo tanto, para monitorizar la especie de forma específica, el Servicio de Caza del Consell de Mallorca aplicará a partir de este 20 de mayo un método de seguimiento nuevo. En estos censos, que se extenderán por toda la isla y se repetirán anualmente, participará también la Conselleria de Medio Ambiente y Territorio.

Esta especie ('Streptopelia turtur') ha sufrido una disminución destacada en gran parte del territorio europeo y en este sentido la Comisión Europea instó a los estados a detener temporalmente la extracción mientras se establece un mecanismo de caza adaptativa en todo el continente.

De hecho, el Consell de Mallorca ha ido tomando medidas desde el 2017 por contribuir a su conservación, que en nuestra isla es más favorable que a otras bandas gracias, en parte, a las medidas de gestión como siembras cinegéticas, aportación de comida y agua en verano, que han llevado a cabo los cotos y las sociedades de cazadores los últimos años. Estas actuaciones son subvencionadas por el Consell de Mallorca.

El conseller de Promoción Económica y Desarrollo Local, Jaume Alzamora, ha explicado que en esta orden de vedas «hemos incorporado mejoras dirigidas a potenciar la gestión cinegética, que es clave para muchas especies».

En este sentido, ha hablado de la tórtola: «En Mallorca, con el apoyo del Consell de Caza, hemos ido aprobando medidas para contribuir a su conservación durante los últimos años. No sólo han sido de reducir las cuotas de captura, sino que hemos potenciado actuaciones en el medio rural para que se hicieran siembras específicas».

Igualmente, Alzamora ha recordado que «el declive de la especie se debe principalmente a la pérdida de su hábitat». «La caza no es el factor principal. Por ello, las medidas encaminadas a recuperar el hábitat, a través de siembras y de la gestión agrícola, son las destacadas», ha remarcado.

En cuanto a la liebre, se mantienen las medidas aprobadas en Consell de Caza extraordinario de septiembre, después de que los censos del Servicio en detectaran un declive drástico de la población debido a la mixomatosis. Así, sólo está permitida la caza con las modalidades tradicionales de con galgo y cetrería y el número de capturas es de dos ejemplares por cazador y día.

El Consell de Caza también ha aprobado que los cotos de caza menor superiores a 50 hectáreas del Llevant y la Tramuntana puedan cazar cabras todo el año ajustadas al régimen general. Hasta ahora, era necesaria la visita y el informe del personal técnico de la Administración para un trámite complejo de una autorización especial. De esta manera, se pretende agilizar la tramitación de estos permisos y se incrementará el trabajo de campo de los técnicos del Consell para, entre otras tareas, perseguir el furtivismo.

Otra de las medidas tomadas para agilizar los trámites en beneficio del colectivo cazador y del personal técnico es que se han unificado los plazos para entregar los resúmenes de captura. Así, tanto el documento anual como los resúmenes específicos de las diferentes modalidades se deberán entregar antes del 30 de marzo de 2022.

El Consell de Caza, que ha tenido lugar en Valldemossa, es el órgano consultivo de la Dirección Insular de Desarrollo Local y Caza, y está conformado por representantes del Consell insular, el Govern, asociaciones de cazadores y el GOB.

En la reunión se ha aprovechado para hacer un reconocimiento a Jaume Morey y Joan Canaves, que fueron miembros de este órgano durante muchos años y han muerto recientemente. Igualmente, se ha reconocido la labor de los tres cazadores con hurón que participan activamente en las repoblaciones de conejo que lleva a cabo el Consell de Mallorca: Antoni Sastre, Joan Ferretjans y Colau Roig.