La propuesta acaba de ser aprobada en el Parlament y viene impulsada por Unidas Podemos, el PSIB y Més per Mallorca. | Archivo UH

27

El Govern y el resto de instituciones de Baleares buscarán cómo encajar el encargo que recibieron del Parlament: que los menús de los colegios, hospitales y centros sociales sólo incluyan huevos de gallinas criadas fuera de jaula.

La propuesta –que causó hace meses, cuando se presentó, un gran revuelo en los medios– se aprobó ayer con los votos del PSIB, Més per Mallorca y Unidas Podemos, el grupo que lidera la iniciativa después de asumir una propuesta de la organización en defensa de los derechos de los animales Equalia. El Parlament de las Islas es el primero de España que asume la iniciativa. Vox votó en contra y el resto de grupos (PP, Cs y PI) optaron por la abstención.

El debate fue tranquilo y alejado de la demagogia y las críticas feroces que marcaron su anuncio. El portavoz de Unidas Podemos, Alejandro López, fue el primero en poner en su contexto la propuesta y destacar que no se ponía fecha para su aplicación. Además, resaltó que la Unión Europea ha puesto en marcha subvenciones para las granjas de producción que no criaran estas aves en cautividad.

Recomendación

La proposición no de ley es escueta y en ella se «insta» al Govern, a los consells y a los ayuntamientos a «incluir en los pliegos de condiciones técnicas de adjudicación de servicios de comedores públicos, tanto en el ámbito educativo como en el sanitario y en el referido a servicios sociales, el requisito de proveerse únicamente de huevos frescos y ovoproductos procedentes de las modalidades libres de cría en jaula». También se extiende a cualquier otra dependencia de la Administración pública. No afecta a empresas privadas.

El diputado Jesús Méndez (Cs) se mostró dispuesto a apoyar la norma si se sustituía la palabra «requisito» por «recomendación». El diputado del PI Josep Melià (en línea con los grupos autores de propuesta) explicó que una «recomendación» en un pliego de condiciones no significa nada.

Cs y PI se abstuvieron. También el PP, cuyo portavoz en el debate, Sebastià Sagreras, afirmó que sin duda se encarecería el producto y que los menús saldrían más caros y que agricultores y ganaderos estaban «inquietos» con la medida. La portavoz de Vox, Idoia Ribas, considera innecesario este debate y entiende que hay otra prioridades.