Para Teresa Gil, de WWF, las zonas húmedas, incluidas las asociadas a depuradoras, absorben dióxido de carbono, mejoran el entorno y son un reclamo para el turismo de naturaleza. Balears puede ser un referente que otras comunidades podrían imitar. En la imagen, lagunas de la depuradora de Platges de Muro. | Redacción Local

0

La Conselleria de Medi Ambient i Territori, a través de la Agència Balear de l'Aigua i la Qualitat Ambiental (Abaqua) y con la colaboración de la organización conservacionista World Wildlife Fund (WWF), ha puesto en marcha un plan de acción para la mejora de la biodiversidad de las lagunas artificiales asociadas al funcionamiento de 28 depuradoras de Abaqua, 21 de ellas en Mallorca. La agencia tiene un total de 79 depuradoras en Balears.

El conseller, Miquel Mir, explicó que «normalmente, las depuradoras tienen unas connotaciones negativas, cuando su función de tratar las aguas residuales soluciona un problema de la sociedad. Con este plan, dignificamos el potencial de las depuradoras, pues las lagunas asociadas se convierten en zonas húmedas de importancia para la biodiversidad».

Las depuradoras tienen tres opciones de vertido: al mar a través de emisarios, a torrentes o a lagunas artificiales anexas para la infiltración o la evaporación de las aguas tratadas Así, la Conselleria ha decidido que estas zonas húmedas artificiales, que suman las 28 referidas, se conviertan en focos importantes para la biodiversidad de fauna y flora.

Teresa Gil, responsable del Programa del Agua en España de WWF, explicó que «en Balears hay 258 zonas húmedas artificiales que son un hábitat alternativo para la fauna y la flora, por lo que resulta importante su conservación y restauración, así como darlas a conocer y ponerlas en valor. Ello se puede conseguir con medidas sencillas y costes reducidos, dando lugar a impactos muy positivos en poco tiempo. También resultan importantes el seguimiento y la evaluación de las actuaciones. Además, las zonas húmedas absorben dióxido de carbono, mejoran el entorno y son un reclamo para el turismo de naturaleza. En este sentido, Balears puede ser un referente que otras comunidades pueden imitar».

Espacios extensos

Juan Calvo, secretario general de Abaqua, señaló que «las zonas húmedas de estas 28 depuradoras suman 350.000 metros cuadrados, el equivalente a 50 campos de fútbol. En Mallorca, las lagunas artificiales de las estaciones depuradoras de Platges de Muro, Felanitx-Son Navata y Binissalem-Can Figuera se encuentran entre los seis espacios de agua dulce más extensos de la Isla».

Calvo añadió que «las actuaciones que se van a llevar a cabo consistirán en la creación de lagunas o ampliación de las ya existentes, instalación de refugios flotantes para que las aves acuáticas puedan protegerse de los depredadores, equipamiento de elementos para la observación de las aves, instalación de cajas nido para las aves y los llamados hoteles para insectos, y la revegetación del terreno con arbustos mediterrráneos con frutos para facilitar la alimentación de las aves».

El secretario general de Abaqua indicó que «las actuaciones sobre las lagunas artificiales habilitarán diferentes profundidades, procurarán que orillas y riberas tengan poca pendiente, y plantarán vegetación acuática».

En Mallorca, estas actuaciones concretas se ejecutarán en las depuradoras de Santa Maria, Campos, sa Ràpita, ses Salines, Felanitx-Son Navata, cas Concos y Vilafranca.

Estas mejoras de la biodiversidad en las lagunas de las depuradoras serán específicas para cada una de ellas y serán compatibles con la reutilización de las aguas depuradas para regantes.