Las autoridades han presentado el proyecto.

3

El conseller de Mobilitat, Josep Marí, ha anunciado este miércoles en sa Pobla una inversión de 2,6 millones en dos proyectos que permitirán mejorar la calidad de la circulación de trenes en la línea de Palma a sa Pobla (a partir de la estación de enlace) e incrementar las unidades que podrán estar en servicio.

El conseller ha resaltado que son actuaciones previas e «imprescindibles» para poder ampliar, posteriormente, las frecuencias del servicio de tren.

Según ha señalado la Conselleria en una nota de prensa, al acto de presentación de los proyectos de reforma de los andenes de las estaciones y de sustitución de gran parte de la vía, ha asistido también el director general de Movilidad y Transporte Terrestre, Jaume Mateu, y el gerente de Servicios Ferroviarios de Mallorca (SFM), Mateu Capellà; además del alcalde de Sa Pobla, Llorenç Gelabert; la alcaldesa de Llubí, Magdalena Perelló; el alcalde de Muro, Antoni Serra, y el alcalde de Inca, Virgilio Moreno.

El primero de los proyectos que ejecutará SFM será la construcción de andenes bajos en las estaciones de Sa Pobla, Llubí y Muro, con el objetivo de que trenes de piso bajo se puedan utilizar en la línea Palma-Sa Pobla en los dos sentidos.

El presupuesto de estas obras es de 203.625,02 euros (sin IVA) y la previsión es que las obras puedan empezar a principios de este verano, con un plazo de ejecución de cinco meses.

Las seis unidades del entonces denominado tram-tren, que el Govern adquirió en 2011 por 24,5 millones para la fracasada línea del Llevant, se utilizarán a partir del año que viene para realizar la ruta entre Palma y sa Pobla en combinación con los convoyes que actualmente dan servicio.

El conseller de Mobilitat i Habitatge, Josep Marí, visitó ayer sa Pobla junto al director general de Mobilitat, Jaume Mateu, y el gerente de SFM, Mateu Capellà, para presentar a los alcaldes de Inca, sa Pobla, Muro y Llubí el proyecto para adaptar los andenes al nuevo sistema.

Las obras se dividirán en dos frentes. Por una parte, SFM invertirá 203.625 euros en la construcción de los andenes bajos en las estaciones que aún no los tienen (Sa Pobla, Muro y Llubí). A principios de este verano comenzarán las obras, que no supondrán una interrupción del servicio al realizarse de noche, y tendrán un plazo de ejecución de cinco meses. A partir de 2022, podrán circular tanto el tren tram como las unidades 8100 que actualmente están en servicio.

Vías renovadas

El otro proyecto incluido en esta mejora será la sustitución del carril actual en algunos tramos de la línea entre la estación del enlace de Inca y la de sa Pobla. En concreto afectará a más de la mitad del trayecto enlace-Llubí, a la práctica totalidad del tramo Llubí y Muro, y a toda la línea entre Muro y sa Pobla. El presupuesto es de 2.449.542 euros y se prevé que las obras nocturnas comiencen en verano, con un plazo de seis meses.

El objetivo de esta operación es el de mejorar las condiciones de rodamiento de los trenes y, según indicó el conseller Marí, «permitirá mejorar las condiciones de confort y seguridad en la circulación».

Una vez completados ambos proyectos se pondrán en circulación «tres de las seis unidades triples que de la serie 9100 que SFM dispone y que se adquirieron en su momento para usarlas en la línea del Llevant», relató el director general de Mobilitat, Jaume Mateu, en referencia al tren tram que debía realizar el trayecto entre Manacor y Artà. Cada una de ellas puede transportar un máximo de 307 pasajeros.

La renovación de las vías permitirá además que se pueda aumentar la velocidad de los trenes en tramos donde hasta ahora no se hacía para evitar incomodidades a los usuarios. Además, SFM prevé que se puedan incrementar las frecuencias de los servicios, una vez que entren en funcionamiento los tren tram y se produzca la anunciada incorporación de nuevos maquinistas a la plantilla de SFM. Desde Mobilitat calculan que, con el funcionamiento de las tres unidades tren tram, las frecuencias serán de cada cuarenta minutos y que cuando se sumen las otras tres unidades disponibles se rebaje a los treinta minutos.

Por su parte, el gerente de SFM, Mateu Capellà, desligó la utilización de estas unidades 9100 en el trayecto entre Palma y sa Pobla a una posible renuncia del futuro tren del Llevant de Manacor hasta Artà. «No son proyectos relacionados y, de hecho, para la línea de Llevant tendríamos que plantearnos la compra de nuevas unidades más pesadas», concluyó Capellà.