Javier Arranz se limpia las manos antes de iniciar la rueda de prensa. | Jaume Morey

7

El portavoz autonómico del comité de enfermedades infecciosas, Javier Arranz, ha recordado que el SARS-CoV-2 «no se ha ido de vacaciones», frente a las imágenes de aglomeración de personas que se vieron con el fin del estado de alarma en diferentes comunidades la madrugada del domingo. «La estabilidad de la pandemia depende, en gran parte, de nuestro comportamiento», ha dicho. Y ha recordado que las normas de prevención son las que propiciarán una buena evolución de los contagios.

Este lunes la incidencia acumulada en Baleares a 14 días es de 59,68 casos por 100.000 habitantes, algo más baja que hace una semana. La situación es estable en todas las Islas, aunque destaca Menorca donde siguen detectándose brotes que se siguen dando por controlados.

Con estos datos, el experto sanitario ha insistido en que las restricciones se irán levantado pero de lentamente, como se ha venido diciendo. «Aprendimos a no quitarlas de forma brusca», ha recordado Arranz quien ha dicho que, pese a la mejora, «estar libres de COVID es difícil, nos acostumbraremos a que sea una patología más», ha añadido.

Noticias relacionadas

El doctor Arranz asegura que quitar la obligatoriedad de llevar la mascarilla en espacios exteriores puede llegar a verse pero no se ha atrevido a dar una fecha. «Lo cierto es que al aire libre hay menos riesgo de contagios y la vacunación también influye pero no me atrevo a poner fechas», ha concluido.