Catalina Cladera mostró su satisfacción por los resultados del programa SOIB Reactiva 2020 y valoró que la institución insular pueda contar con profesionales «bien formados y capacitados, y con voluntad de servicio público». | Consell de Mallorca

3

La presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, descartó este viernes la aplicación de peajes o mecanismos de pago en las carreteras de la Isla.

En estre sentido, Caldera declaró que «todas las carreteras de Mallorca están gestionadas por el Consell o, en su caso, por los ayuntamientos si son de carácter local. No hay ninguna vía de titularidad estatal, por lo que aquí no se aplicaría ningún tipo de peaje. Por ello, lanzo un mensaje de tranquilidad a todos los mallorquines».

La presidenta del Consell destacó que «no somos una institución que aplique peajes. Lo que hacemos es quitarlos, como en el Túnel de Sóller. La propuesta del Gobierno central para establecer pagos por el uso de las carreteras estatales lleva mucho tiempo encima de la mesa. Ha sido enviada a Europa, pero al Gobierno todavía le queda mucho trabajo por hacer en este aspecto».

Para Cladera, «lo que está claro es que las carreteras de Mallorca son nuestra competencia y aquí no habrá peajes de ningún tipo. Nos hemos puesto la venda antes de la herida y se ha creado una polémica innecesaria».

Noticias relacionadas

Cladera hizo estas declaraciones en el edificio de La Misericòrdia, durante la bienvenida a los trabajadores del programa de empleo SOIB Reactiva 2020.

El Consell de Mallorca ha incorporado cerca de 250 trabajadores para la segunda fase de este programa, que se suman a las 133 personas que han estado trabajando en la institución durante los primeros cuatro meses del año.

Perfil

El perfil de las personas contratadas es diverso: personal de limpieza y de mantenimiento, diseñadores gráficos, técnicos en educación infantil, animadores socioculturales, personal administrativo, empleados de contabilidad, directores y gerentes de hoteles, economistas o ingenieros, entre otros.

De los cerca de 400 nuevos trabajadores del Consell, más de 200 se destinan a los diferentes departamentos de la institución, y unos 170 al Institut Mallorquí d’Afers Socials.

Para desarrollar este programa, el Govern aporta 3,2 millones de euros y el Consell de Mallorca, 129.000 euros. Además, el programa está cofinanciado por el Fondo Social Europeo, por fondos del Estado y por el Impost de Turisme Sostenible.