Las pruebas PCR pasarían a costar un máximo de 75 euros. | Archivo UH

21

El Consell de Govern extraordinario de este viernes ha aprobado un decreto que, entre otras medidas, incluye la limitación del precio de las pruebas PCR y de los test de antígenos, así como la obligatoriedad de la vacunación contra el coronavirus de determinados colectivos.

Así lo ha adelantado en rueda de prensa la presidenta del Govern, Francina Armengol, que ha añadido que el decreto se tramitará como proyecto de ley «para que todos los grupos parlamentarios puedan hacer sus aportaciones».

Según ha señalado, el decreto contempla fijar en 75 euros el importe máximo que un ciudadano tenga que pagar por una PCR y en 30 euros por un test de antígenos.

El decreto supone incluir modificaciones en la Ley de Salud Pública de Baleares para, previa autorización del TSJIB, tener la potestad de aplicar en las Islas medidas hasta ahora sujetas al estado de alarma como la limitación nocturna de la movilidad, las limitaciones personales en reuniones sociales y los controles en puertos y aeropuertos.

Además, se incluiría la posibilidad de decretar confinamientos por barrios o territorios y regular la intervención de las residencias de personas mayores, entre otras cuestiones.

Respecto a la limitación de los precios de las pruebas diagnósticas, Armengol ha defendido esta medida argumentando que es una medida para proteger a los ciudadanos que por cualquier razón se vean obligados a someterse a alguna de estas pruebas.

Además, ha añadido, ayudará también a los turistas que lleguen a Baleares y cuyos países exijan test negativos para su regreso.

El decreto contempla también un régimen sancionador para el incumplimiento de medidas anticovid así como para quienes no acrediten pruebas negativas, cuando éstas sean exigidas, a su llegada a Baleares.