Jaume Colombás, de Arema, y Eugenia Cusí, de Pimem. | Jaume Morey

16

Las patronales Pimem Restauración y Arema consideran que el Govern carece de competencias para mantener cerrados los interiores de bares y restaurantes cuando decaiga el estado de alarma, por lo que han hecho un llamamiento a los empresarios para que abran sus establecimientos desde el domingo.

En un comunicado, las dos asociaciones empresariales instan a la presidenta del Govern, Francina Armengol, a autorizar «la inmediata apertura de toda la restauración de Baleares» de acuerdo con lo que establecen, según su interpretación, las leyes vigentes.

Arema y Pimem Restauración piden a todos los empresarios del sector que, aunque el Govern establezca normas restrictivas una vez se suspenda el estado de alarma, abran «con normalidad sus negocios» y atiendan «a todos los clientes que deseen frecuentarlos».

Las patronales basan su llamamiento a incumplir las restricciones del Govern en un informe del abogado Luis Baena en el que se recuerda que la suspensión de derechos fundamentales solo es posible mediante una ley orgánica y en un estado de excepcionalidad, como es el estado de alarma.

El jurista argumenta también que estas limitaciones de derechos básicos no pueden adoptarse con propósitos económicos como «salvar la temporada» o «permitir el turismo británico y alemán», sino que solo están justificadas «ante situaciones de excepcionalidad» para preservar la vida y la salud.

«No se puede restringir la actividad de negocios y actividades empresariales de forma indiscriminada, sino empresas identificables y concretas», inciden las patronales.
Añaden que para decretar cierres de actividades es «requisito indispensable el trámite de audiencia» a los afectados, que tienen de 10 a 15 días para presentar alegaciones antes de la ejecución de la medida.

Arema y Pimem Restauración consideran que mantener las restricciones en sus negocios cuando decaiga el estado de alarma contravendría estos principios legales e instan a los empresarios a rebelarse.

Representantes de ambas asociaciones recogen firmas este viernes para reclamar que el Consell de Govern extraordinario que aprobará la normativa para las dos próximas semanas tenga en cuenta sus demandas y levante las limitaciones a la hostelería.

Sanciones

El presidente de PIMEM Baleares, Jordi Mora, ha advertido de que los locales de restauración que incumplan la restricción por la pandemia se enfrentan a posibles sanciones que implicarían el cierre de negocios por 3 años. Mora ha afirmado: «En ningún caso apoyamos una insubordinación.

«Estamos en un Estado de Derecho y, nos guste o no, hemos de cumplir las leyes», ha asegurado en la rueda de prensa del Consell de Govern donde se han anunciado las medidas para combatir la pandemia de los próximos 15 días y que incluyen que se mantiene el cierre interior de locales en Mallorca e Ibiza.

Mora cree que el llamamiento que ha hecho PIMEM Restauración, entidad de la que ha dicho que tiene «libertad y autonomía» dentro de la patronal, ha sido para «para presionar al Govern para intentar adelantar la apertura de interiores». Ha explicado que dicha entidad, hará un pronunciamiento cuando salgan publicadas en el BOIB las nuevas restricciones.

«Quienes decidan abrir, que esperamos que no lo hagan, podrían enfrentase a un cierre de 3 años», ha advertido además Mora.