La resolución de Baleares es la primera de España. | Efe

9

Autonomías como el País Vasco, Navarra y la Comunidad Valenciana pretenden mantener el toque de queda nocturno a partir del 9 de mayo, cuando decae el estado de alarma, mientras que Baleares ya ha obtenido el aval del Tribunal Superior de Justicia para limitar la movilidad nocturna.

Castilla-La Mancha se une a la nómina de comunidades que son favorables a impedir el libre movimiento nocturno, pero el presidente de esa región, el socialista Emiliano García-Page, ha admitido este jueves que «hoy por hoy es bastante difícil que se pueda mantener el toque desde una perspectiva jurídica».

El toque de queda es una de las medidas amparadas en el estado de alarma que decae el próximo domingo, por lo que las autonomías necesitan un aval judicial para llevarlo a cabo y, en último término, y a raíz de un decreto del Gobierno, será el Tribunal Supremo el que marque doctrina.

Los baleares, a expensas de posibles recursos, cuentan ya con aval judicial, después de que el TSJ de Baleares haya autorizado las restricciones acordadas por el Govern, que incluyen la prolongación del toque de queda -de 23.00 a 6.00- hasta el 23 de mayo, además del control a pasajeros nacionales o la limitación del derecho de reunión.

Pendiente de la decisión de los jueces está todavía el País Vasco, a a la espera de que el TSJV, reunido este jueves, dictamine mañana si pueden continuar los cierres perimetrales y el confinamiento nocturno, a partir de las 22.00. La Fiscalía reveló este miércoles su postura en contra.

El Gobierno vasco sólo pondrá en marcha, en un decreto que se aprobará mañana, las medidas que cuenten con aval judicial.

Noticias relacionadas

También Navarra aguarda que el TSJN autorice el mantenimiento del toque de queda, entre las 23.00 y las 6.00 y lo mismo ocurre en la Comunidad Valenciana, que retrasaría a medianoche el inicio de las restricciones.

Castilla-La Mancha ha solicitado «informes jurídicos de distintos tipos a los servicios jurídicos y al consejo consultivo» que estudiará a fondo para tomar una decisión el próximo sábado a pocas horas de que termine el estado de alarma.

Fuera de estas cinco autonomías el toque de queda se levantará el domingo en el resto de España, aunque territorios como Andalucía defienden que es un «drama» que las comunidades no puedan decretarlo porque puede ser «muy útil», en palabras de su presidente, Juanma Moreno.

Además, la Comunidad de Madrid está estudiando un decreto y no ha tomado, de momento, ninguna decisión sobre qué hacer respecto al toque de queda.

Son varias las autonomías que consideran que los jueces tumbarán las limitaciones de movilidad ante la falta de una ley orgánica que de la cobertura legal necesaria, como ocurrió cuando Castilla y León quiso adelantar el toque de queda dos horas y el Supremo le dijo que al margen del estado de alarma, no podía hacerlo.

Sin el paraguas de la alarma, ayuntamientos y comunidades tendrán que basarse de nuevo en la Ley General de Salud Pública de 2011 y la Ley General de Sanidad de 1986, que habilita a las distintas administraciones públicas a decretar medidas especiales por razones sanitarias de urgencia o necesidad.

Pueden seguir vigentes medidas que no afecten a los derechos fundamentales como acotar horarios a la hostelería y establecimientos comerciales, el cierre del ocio nocturno o la prohibición de fumar en la calle sin distancia de seguridad.