La responsable de Salut Pública del Govern, durante la rueda de prensa. | Youtube

19

La directora general de Salut Pública del Govern, Maria Antònia Font, ha ofrecido este viernes en rueda de prenda las cifras de vacunación contra el coronavirus de los próximos días en Mallorca y el conjunto de Baleares, que arranca este fin de semana en el que se administran en la Isla las primeras vacunas de Janssen, 3.600 dosis en total que ya se han empezado a inyectar, y seguirán inoculándose todo el fin de semana a personas de entre 70 y 79 años, en los centros de vacunación de Inca y Manacor.

Font ha recalcado que las cifras pueden oscilar según el día de recepción de las vacunas, aunque habitualmente las Islas «somos de los que más dosis ponemos en relación a las recibidas», siguiendo el criterio de no guardar ninguna vacuna en las neveras. Este pasado jueves, por ejemplo, se administró el 91,7 % de las dosis recibidas.

De cara a la semana próxima, la última del mes de abril, Baleares recibirá 36.620 vacunas a las que se sumarán otras 6.250 de Jannsen, que aun no se ha decidido cómo se distribuirán. En total, las Islas dispondrán de 42.870 dosis contra la COVID-19 en los próximos siete días.

La vacuna mayoritaria será la de Pfizer, con 30.420 dosis de las cuales 23.400 irán a parar a Mallorca, 2.340 Menorca y 4.380 a Ibiza y Formentera. A su vez Moderna aportará al cómputo general 3.600 vacunas, con 2.700 para Mallorca, 400 para Menorca y 500 para las Pitiusas. AstraZeneca aportará 2.600 dosis, 2.400 a Mallorca y 200 a Ibiza y Formentera.

Font ha aprovechado su intervención ante los periodistas para animar a vacunarse a aquellas personas que entren en los rangos previstos por las autoridades. A preguntas de los periodistas ha hecho hincapié en la importancia de mantener la incidencia de la enfermedad en las Islas por debajo de 50, una situación con implicaciones que van mucho más allá de la salud, y pese a que «todos tenemos ganas de volver lo más pronto posible a una nueva normalidad», «no nos la podemos jugar en estos momentos» por lo que «la desescalada debe ser muy lenta».