La intervención de Huguet en el Cercle d’Economia tuvo lugar cuando queda poco para que deje el cargo. El 20 de mayo se celebran elecciones a rector. | M. À. Cañellas

4

La Universitat de les Illes Balears (UIB) es la tercera universidad pública española en ocupación de sus graduados. En este sentido, el 80 % de los titulados en la UIB están afiliados a la Seguridad Social, cuando la media española es del 72 %. Asimismo, la base de cotización de los graduados en la UIB es de 26.247 euros, ligeramente superior a la media española, que es de 26.213 euros. En general, los graduados de la UIB con un trabajo que requiere su titulación son el 62 %, un 60 % en el conjunto de España.

Son datos aportados este jueves por el rector de la UIB, Llorenç Huguet, en su intervención en las Converses del Cercle d’Economia. Huguet fue presentado por el presidente de la entidad, Josep Maria Vicens.

El rector valoró que «de igual manera que la inversión en enseñanza superior es una buena inversión, estudiar es una buena inversión personal, especialmente para, en lo laboral, tener más opciones de jornadas completas y contra la temporalidad. En general, el sistema universitario español retorna a la sociedad 4,3 euros por cada euro recibe. Y en el caso de Balears, los titulados universitarios son el 5,9 % de los parados menores de 30 años y el 2,5 % de los parados menores de 25 años».

De este modo, Huguet destacó «la contribución social de la UIB en la formación y la generación de recursos humanos, tecnológicos y emprendedores. Más de 60.000 profesionales en todos los ámbitos de Balears han surgido de la UIB, muchos de ellos en lugares muy destacados en su área de trabajo, pero los retos para el futuro son numerosos: la pobreza, la salud y el bienestar, los recursos energéticos, el agua, la sostenibilidad, el medio ambiente y el cambio climático, y la transformación digital».

En el inicio de su intervención, el rector destacó que «la UIB es una universidad joven, con sólo 43 años de vida, pero es la heredera de los cinco siglos de la universidad luliana. Es una institución enraizada en el territorio, pero reconocida internacionalmente. Su razón de ser son los estudiantes para aportarles conocimientos, habilidades y valores, y por ello es importante que se impliquen en el gobierno de la UIB».

Llorenç Huguet añadió que «la UIB debe actuar como palanca del progreso económico, social y cultural de Balears. Por ello, universidad y sociedad deben relacionarse y no puede haber más excusas para darse la espalda. Cada una tiene que decir lo que necesita de la otra».

Finalmente, el rector destacó el nivel de investigación de la UIB, que, pese a sus dimensiones y su juventud, la ha situado entre las 500 primeras del mundo y la 16 de España, «cuando la inversión que recibimos es inferior a la media española y, desde 2011, la transferencia nominativa del Govern es inferior a nuestro capítulo de personal».

Ocho habitaciones de residencia por cada mil estudiantes

Una de las reivindicaciones del rector de la UIB, además de las cuestiones económicas, es la construcción de una nueva residencia de estudiantes: «Tenemos 8 habitaciones por cada mil estudiantes. Estamos a la cola de España y muy alejados del resto de comunidades autónomas». La actual residencia del campus universitario tiene 97 habitaciones, pero la lista de espera llega a las 150 personas. Los usuarios más habituales de la residencia son los estudiantes de la Part Forana de Mallorca.