La vacunación de los profesionales de las residencias es muy importante para frenar el virus. | Efe

0

Salut ya sólo hace cribados semanales a los profesionales de las residencias de la tercera edad que no están vacunados contra la COVID-19. Hasta ahora se hacían a todos los trabajadores de estos centros, pero desde principios de este mes de abril se ha decidido cambiar de criterio y se realizan sólo a los que no están inmunizados.

Cabe destacar que el 83 % de los profesionales de residencias de Baleares ya están vacunados contra el coronavirus. La Conselleria de Salut destaca que se trata de un porcentaje muy elevado y recuerda al 17 % restante que pueden solicitar ser inoculados en el momento que lo deseen; no tendrán que esperar lista de espera. «La gran mayoría ha demostrado mucho compromiso y responsabilidad», señalan.

Además, precisan que no todos ellos se niegan a ser vacunados sino que algunos puede que hayan pasado la COVID-19 y hasta que no hayan transcurrido seis meses no pueden recibir esa primera dosis. «No es que no quieran, es que ahora mismo por protocolo no pueden». También añaden que otros no han podido hacerlo por prescripciones médicas.

Desde el departamento que dirige Patricia Gómez han defendido siempre que es muy importante que los usuarios y los profesionales de estos centros estén protegidos para evitar la propagación del virus, ya que ha sido uno de los colectivos más afectados por la pandemia. Por ello, se les dio prioridad en el proceso de vacunación. Desde el inicio de la pandemia, un total de 259 profesionales de estos centros han fallecido con coronavirus.

Afortunadamente, la vacuna ha supuesto un cambio radical y desde el pasado 16 de febrero no muere nadie con coronavirus en los geriátricos y desde el 11 de febrero no se diagnostica un positivo en COVID-19 entre los usuarios. No ha ocurrido lo mismo entre los empleados, que siguen infectándose, pero en menor medida.

En el caso de los usuarios de las residencias de la tercera edad de las Islas, el 94 % están inmunizados contra el coronavirus. Aunque las personas inoculadas pueden contagiarse, lo cierto es que hay menos posibilidades; y la enfermedad se pasa de forma más leve, generalmente son asintomáticos.