Dos poicías, por las calles de Palma durante el toque de queda. | M. À. Cañellas

25

El Govern balear ha encargado un informe jurídico para saber qué podrá hacer cuando acabe el estado de alarma, el próximo 9 de mayo. El decreto convalidado en el Congreso y que decaerá ese día da potestad a Francina Armengol para ampliar o reducir el toque de queda, pero no tendrá esa facultad cuando acabe el estado de alarma.

El mismo decreto da potestad a los presidentes de las comunidades autónomas a que limiten el número de personas que pueden estar reunidas al mismo tiempo.

Con el fin del estado de alarma, hay dudas sobre si Armengol podrá limitar la movilidad y delimitar el número máximo de personas que podrán reunirse, pero el Govern sostiene que se podrán mantener la gran mayoría de las restricciones que están en vigor, como ya se hizo antes de que entrara en vigor el segundo estado de alarma. Aquella decisión se tomó para dar herramientas a las comunidades después de que algunos tribunales de Justicia anularan restricciones de comunidades autónomas.

Noticias relacionadas