Las mascarillas están fabricadas con algodón de origen europeo. | Pere Bota

25

Esta misma semana ha empezado a funcionar la primera fábrica de mascarillas FFP2 de Baleares. La empresa Protección Sanitaria Balear ha escogido una nave de Marratxí para instalar la maquinaria italiana de la empresa DM Packaking Group. «Esta es la fábrica de mascarillas más moderna de España», dice su impulsor Ricardo Alonso. Allí ha invertido 1,5 millones de euros y está previsto que fabrique 750.000 mascarillas al mes cuando funcione a pleno rendimiento.

La pandemia ha retrasado ligeramente sus planes y aunque estaba previsto operar a principios de año, los dos duros confinamientos que ha vivido Italia este 2021 han retrasado el calendario de Alonso. «Esta empresa ha montado fábricas por todo el mundo: desde Dubai a Israel, pasando por Alemania», cuenta Alonso, poniendo de relieve la necesidad perentoria de equipos de protección individual en todo el mundo por la pandemia.

Márgenes

Esta misma semana los ingenieros italianos dieron el toque final a la instalación y el martes se inició la producción insular de mascarillas FFP2. «Aún no tenemos los precios pero la idea es que, sin llegar a tener las tarifas irrisorias de Asia, quede margen para cubrir los costes de producción y de personal», dice Alonso, que advierte, eso sí, que han quedado atrás «los días en los que una sola FFP2 costaba dos euros en la farmacia. ¡Incluso ocho! En marzo del año pasado hubo muchos abusos...».

Noticias relacionadas

¿Por qué fabricar en Mallorca? Ricardo Alonso cree firmemente en la necesidad de «evitar intermediarios y comisionistas que inflan los precios. Tenemos que quitar a los especuladores de en medio y vender a un precio justo en el que gane todo el mundo».

fábrica de mascarillas FPP2FOTO:PERE BOTA
El equipo de la fábrica de FFP2, con Ricardo Alonso, a la derecha.

La producción local ha ganado protagonismo tras el desabastecimiento en los primeros meses de la pandemia, que puso de manifiesto la excesiva dependencia de China, el único lugar donde se podían conseguir mascarillas en aquel momento. «No podemos depender de Asia y necesitamos mascarillas con todas las garantías y certificados», señala. Alonso cree que «esta fábrica es un paso más hacia el cambio de modelo económico en las Islas».

Con material 100 por cien europeo y las garantías del ‘Made in Mallorca’, estas nuevas FFP2 están hechas con tres tipos de algodón. «En nuestros almacenes tenemos materia prima para cuatro meses si hubiera un nuevo confinamiento», explica el empresario.

La fábrica cuenta con salas totalmente esterilizadas y quirófanos para garantizar una mascarilla totalmente libre de bacterias. Con la idea de implantar hasta tres turnos fabricando 24 horas al día, Alonso advierte que «estaremos mínimo cuatro años más usando la mascarilla. La FFP2 ha venido para quedarse».

Mascarillas de aquí que se exportan a Chile

Alonso destaca las facilidades que le ha dado el Govern para impulsar esta fábrica en la que ha invertido 1,5 millones de euros. El objetivo era producir en la Isla para no volver a depender de China. Las mascarillas se utilizarán en los hospitales públicos del Archipiélago pero también estarán disponibles para distribuidores y cliente final. Ya cuentan con clientes extranjeros y se exportarán a Chile o Cancún, tras el encargo de hoteleros mallorquines en la zona.

fábrica de mascarillas FPP2FOTO:PERE BOTA
Cadena de producción de la fábrica de Marratxí.