La naviera conectará las Islas con Barcelona y Valencia.

16

Govern, Cámara de Comercio, CAEB y la patronal del transporte FEBT afirman que la llegada de las navieras italianas GNV (MSC) y Grimaldi durante este verano para operar en las rutas entre Balears y la Península, así como en los interislas, va a provocar un aumento de la conectividad y una reducción de los precios a los pasajeros y al tráfico de mercancías.

El director general de Ports i Aeroports, Xavier Ramis, afirmó este miércoles que el Govern «está vigilante para que las navieras Grimaldi y GNV cumplan toda la normativa marítima vigente en Balears, al mismo tiempo que la decisión de operar en Balears demuestra la importancia que tiene el mercado baleare para la inversión extranjera».

Ramis reconoció que vamos a pasar de dos a tres operadores en estas rutas «lo que provocará una reducción de los precios a los pasajeros de las Islas y en todo lo concerniente en el tráfico de mercancías, lo cual paliará el hecho insular».

La Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Mallorca, que preside Antoni Mercant, valoró positivamente este movimiento entre navieras, pero también mostró su inquietud en que las navieras que llegan «cumplan todos los requisitos que se exige en la Ley de Transporte Marítimo de Balears y la Dirección General de Marina Mercante».

Noticias relacionadas

Tanto GNV como Grimaldi, de acuerdo con la normativa vigente, están obligadas a una permanencia mínima de un año en el tráfico interinsular y de dos años con la Península.

Mercant añadió que la naviera Grimaldi, que absorbe toda la operativa comercial de Trasmediterránea con Balears, tiene previsto iniciar sus operaciones el próximo 1 de junio, para lo cual creará una nueva compañía específica, «ya que tiene montada toda la infraestructura para hacerlo al comprar cinco barcos a Armas-Trasmediterránea, las terminales de Valencia y Barcelona e instalaciones en puertos de Balears». GNV tiene previsto operar en los interislas en la primera quincena de julio.

CAEB y la FEBT señalan que hay que vigilar «que la conectividad marítima se mantenga, para lo cual el Govern debe estar muy vigilante».