Las movilizaciones fueron, de forma simultánea, en Son Espases y frente al IB-Salut. | Pere Bota

3

«Nos estamos movilizando porque a principios de enero hubo una modificación laboral que nos obliga a trabajar tres fines de semana consecutivos al mes», explicaba Rosa Gómez, una de las limpiadoras del Hospital de Son Espases que desde este miércoles y durante tres días protestarán por el exceso en la carga laboral que han supuesto los cambios.

«Presentamos propuestas como comité de empresa y no nos escucharon, fue una imposición», añadió. Gómez, que es miembro del comité de la concesionaria que se encarga de la limpieza en Son Espases, explicó que el IB-Salut ganó una sentencia por la que obligaba a tener a 148 trabajadores cada día en el hospital, de lunes a domingo, repartidos en tres turnos. «La solución era haber puesto a más gente el fin de semana y ampliar la plantilla que se queda corta por el trabajo que hay», dijo.

«Yo no puedo ver a mi nieta», se lamentó una de las manifestantes, a su lado. «Estamos de lunes a domingo y si antes los fines de semana estaba con ella ahora no puedo verla porque el único que tengo me encuentro fatal».