Juan Manuel Lafuente (PP), Juli Dalmau (PSIB) y Josep Castells (Més per Menorca) en el hemiciclo del Congreso. Fueron los encargados de defender la propuesta presentada por el Parlament balear.

18

Los miembros del Govern y los 59 diputados del Parlament balear perderán en breve sus privilegios judiciales. Dejarán de estar aforados, lo que significa que, en caso de imputación, su caso lo resolverán los tribunales ordinarios y no el Tribunal Superior de Justicia de les llles Balears (TSJIB), como sucedía hasta ahora. Aún habrá que esperar unos meses a que se haga efectiva esta medida, pero el Congreso de los Diputados dio ayer el primer paso en esta dirección.

El pleno de la Cámara Alta aprobó este martes iniciar el trámite para la reforma del Estatut d’Autonomia, que establece el aforamiento de diputados y de los miembros del Govern. Este blindaje judicial de los principales cargos políticos de las Islas estaba recogido en el Estatut por lo que era imprescindible su modificación, algo que solo pueden hacer las Cortes ya que ellas aprobaron el texto.

Propuesta del Parlament

La propuesta de modificación del Estatut d’Autonomia partió del Parlament balear en la pasada legislatura y tres diputados de las Islas viajaron ayer a Madrid para defender en el Congreso la supresión de los privilegios. Juli Dalmau (PSIB) afirmó que se quiere suprimir esta prerrogativa «para romper la idea de la lejanía que se intenta establecer entre la política, quienes la ejercemos y la ciudadanía a la que representamos».

Para Juan Manuel Lafuente (PP), es imprescindible suprimir esta «discriminación positiva» para evitar que se pueda interpretar como el privilegio de unos pocos que provoque la desafección de los ciudadanos hacia la política y sus representantes. Lafuente aprovechó su intervención en la tribuna de oradores para reclamar el cumplimiento del REB.

«El aforamiento ha sido y es una pieza más de la engranaje de la corrupción en España y también por descontado, en nuestras Islas», afirmó el diputado de Més per Menorca, Josep Castells. El diputado menorquín añadió que, quitar el aforamiento supone eliminar un privilegio «del que se beneficiaban básicamente los miembros de los dos grandes partidos estatales. «Son los únicos que han tenido capacidad pata ejercer este tipo de presiones», añadió.

La propuesta de suprimir los aforamientos se aprobó en el Parlament en la pasada legislatura y ya fue defendida en el Congreso por tres diputados de las Islas: Juan Manuel Lafuente (PP), Vicenç Thomàs (PSIB) y Nel Martí (Més per Menorca). La convocatoria de dos elecciones generales sucesivas ha obligado a debatir de nuevo el texto en el Congreso de Diputados.

Una iniciativa con el apoyo de todos los partidos

La propuesta contó con el apoyo mayoritario de los partidos en el Congreso y tres diputados de Balears en la Cámara Alta salieron a defender la supresión de estos privilegios. Fueron Pere Joan Pons (PSIB), Miquel Jerez (PP) y Antònia Jover (Podemos). El Congreso inicia ahora la tramitación, que deberá ir al Senado para volver luego al Congreso de forma definitiva.